La impostura intelectual del kirchnerismo

Responder
Ir a 1234 ÚltimaÚltima
  1. #1
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    La impostura intelectual del kirchnerismo


    En los últimos años, las usinas de pensamiento kirchnerista han introducido en el debate público ciertas palabras provenientes de las humanidades relacionadas con los medios de comunicación como “relato”, “construcción mediática” o “virtualidad mediática”. La particular preocupación del kirchnerismo con los medios ha llegado incluso al punto de culpar de su derrota en las PASO a "problemas de comunicación" cuando no directamente a campañas de los "medios hegemónicos".

    No es nada que no se haya discutido ya. Las batallas mediáticas son una constante del kirchnerismo tardío. Sin embargo, existe un aspecto sobre el que a mi juicio no se ha indagado lo suficiente. Me refiero a la conexión con el semillero filosófico en la que se basan de estas ideas: el movimiento intelectual conocido como posmodernismo.

    El posmodernismo —específicamente su variante filosófica denominada postestructuralismo por oposición a la corriente estructuralista— surge a fines de los años 60 y en los 70, especialmente en Francia. Fuertemente arraigado en el nihilismo de Nietzsche y el existencialismo de Heidegger, fue recibido con beneplácito por las facultades de humanidades. Camadas de filósofos, sociólogos y cientistas sociales argentinos se formaron y se siguen formando con las ideas de autores posmodernos como Derrida, Baudrillard, Foucault y Lacan.

    El rechazo al racionalismo de la Ilustración y la visión de la realidad como una "construcción social" es una característica típica del posmodernismo. Otra de sus marcas es la prosa oscura e ininteligible que intenta aparentar profundidad. En este último sentido, uno de los que se atrevió a denunciar que el rey posmoderno está desnudo es el intelectual de izquierda Noam Chomsky:


    “Hay una categoría de intelectuales indudablemente perfectamente sinceros, que, si lo miras desde afuera, lo que realmente están haciendo es usando palabras polisilábicas y construcciones complicadas, que aparentemente parecen entender porque hablan entre sí. La mayoría de las veces no entiendo qué diablos están diciendo. Incluso gente que se supone que están en mi campo de estudio. Y está todo muy inflado, mucho prestigio y todo eso.

    Tiene un efecto terrible en el Tercer Mundo. En el Primer Mundo, en los países ricos, esto no importa demasiado. Así que si se dicen muchas sandeces en los cafés de París o en el departamento de literatura comparada de Yale, bueno, está bien. Del otro lado, los movimientos populares del Tercer Mundo realmente necesitan que participen intelectuales serios. Y si todos ellos divagan con incoherencias posmodernistas, bueno, los perdimos. O sea, he visto ejemplos reales, te los podría dar. Pero, entonces tenemos esta categoría. Y es considerada muy de izquierda, muy avanzada y todo eso.

    Bueno, algo de lo que aparece en ella realmente tiene sentido. Pero cuando lo reproduces en monosílabos, resulta que son perogrulladas. (...) Pero no se llega a ser un intelectual respetado presentando perogrulladas en monosílabos.
    "

    DVD The Chomsky Sessions 2: Science, Religion and Human Nature una entrevista de Michael Albert a Noam Chomsky, febrero de 2010, Z Communications
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  2. Compartí este Tema:
    • Vistas: 5768
    • Mensajes: 57
    Seguí este Tema: Suscribite
  3. #2
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo


    “...hasta donde yo sé, es una gran explosión de admiración propia y mutua entre aquellos que proponen lo que lo que llaman 'teoría' y 'filosofía', pero poco que pueda detectar más allá que una pose pseudocientífica.

    (…)

    Respecto a la 'deconstrucción' que se lleva a cabo (...) no puedo comentar porque la mayor parte me parecen galimatías. Pero si este es otro signo de mi incapacidad de reconocer profundidades, el curso a seguir es claro: simplemente repítanme los resultados en palabras claras que pueda entender, y muestren por qué son diferentes de, o mejores que, lo que otros estaban haciendo mucho antes y han continuado haciendo desde entonces sin palabras de tres sílabas, oraciones incoherentes, retórica inflada que (para mí, al menos) en gran parte no tiene sentido, etc. Eso curará mis deficiencias —por supuesto, sin son curables; quizás no lo son...

    Es completamente posible que simplemente me estoy perdiendo de algo, o que carezco de la capacidad intelectual para entender las profundidades que han sido descubiertas en los últimos 20 años por intelectuales de París y sus seguidores. Estoy perfectamente abierto a ello, y lo he estado por años, cuando se hicieron acusaciones similares pero sin ninguna respuesta a mis preguntas. De nuevo, son simples y deberían ser fáciles de responder, si es que hay respuesta: si me estoy perdiendo de algo, entonces muéstrenme qué es, en términos que pueda entender. Por supuesto si está todo más allá de mi comprensión, lo cual es posible, entonces soy sólo una causa perdida, y estaré obligado a seguir ocupándome de las cosas que sí parece que puedo entender, y continuar en asociación con el tipo de gente que también parece interesada en ellas y parece entenderlas (lo cual estoy perfectamente feliz de hacer, no teniendo interés, ni ahora ni nunca, en los sectores de la cultura intelectual que se dedican a estas cosas, pero aparentemente a pocas otras).

    Ya que nadie ha tenido éxito en mostrarme lo que me pierdo, nos quedamos con la segunda opción: simplemente soy incapaz de entender. Ciertamente estoy dispuesto a conceder que eso sea cierto, aunque lamentablemente debo permanecer con sospechas, por lo que parecen ser buenas razones. Hay un montón de cosas que no entiendo —digamos, los últimos debates sobre si los neutrinos tienen masa o si el Último Teorema de Fermat fue (aparentemente) demostrado recientemente. Pero de 50 años en este juego, he aprendido dos cosas: (1) puedo preguntar a amigos que trabajan en estas áreas que me lo expliquen en un nivel que pueda entender, y lo pueden hacer, sin particular dificultad; (2) si estoy interesado, puedo proceder a aprender más para poder llegar a entenderlo. Ahora Derrida, Lacan, Lyotard, Kristeva, etc. —aún Foucault, a quien conocí y aprecié, y que era algo diferente del resto— escriben cosas que tampoco entiendo, pero (1) y (2) no valen: nadie que dice entenderlo me lo puede explicar y no tengo idea de cómo proceder para superar mis fracasos. Eso deja una de dos posibilidades: (a) se ha hecho algún nuevo avance en la vida intelectual, quizás una mutación genética, que ha creado una forma de 'teoría' que está más allá de la teoría cuántica, topología, etc., en detalle y profundidad; o (b) ... no es necesario que lo deletree.

    De nuevo, he vivido por 50 años en estos mundos, he hecho una buena cantidad de trabajo en campos llamados 'filosofía' y 'ciencia', además de historia intelectual, y tengo una buena cantidad de conocimiento personal sobre la cultura intelectual en las ciencias, humanidades, ciencias sociales, y las artes. Esto me ha dejado con mis propias conclusiones sobre la vida intelectual, que no detallaré. Pero para otros, simplemente les sugeriría que les pidan a aquellos que les cuentan maravillas sobre 'teoría' y 'filosofía' que justifiquen sus afirmaciones —que hagan lo que la gente en física, matemáticas, biología, lingüística, y otros campos están encantados de hacer cuando alguien les pregunta, seriamente, cuáles son los principios de sus teorías, en qué evidencia se basa, qué explican que no fuera ya obvio, etc. Estas son peticiones justas para cualquiera. Si no pueden ser cumplidas, entonces sugeriría recurrir al consejo de Hume en circunstancias similares: a las llamas.

    (...)

    Así que tomemos a Derrida, uno de los grandes viejos. Pensé que al menos sería capaz de entender su 'Gramatología' [Chomsky es lingüista], así que traté de leerlo. Pude entender algo, por ejemplo, el análisis crítico de textos clásicos que conocía muy bien y sobre el que había escrito años atrás. La calidad académica me pareció desastrosa, basada en una lectura patéticamente incorrecta; y el argumento, si se le puede llamar así, ni se acercaba al tipo de estándares con los que he estado familiarizado desde virtualmente mi niñez. Bueno, quizás se me pasó algo: podría ser, pero las sospechas quedan, como noté. De nuevo, disculpas por hacer comentarios sin respaldo, pero me preguntaron, y entonces estoy respondiendo.

    He conocido a algunas de las personas en estos cultos (que para mí es a lo que se parecen): Foucault (hasta tuvimos una discusión de varias horas, que está impresa, y pasamos varias horas en una conversación muy agradable, sobre cuestiones reales, y usando un lenguaje perfectamente comprensible —él hablando en francés, yo en inglés); Lacan (con quien me crucé varias veces y consideraba un divertido y consciente charlatán, aunque su trabajo anterior, pre-culto, era sensato y lo he discutido en publicaciones; Kristeva (a quien conocí brevemente durante el período en que era una maoísta ferviente); y otros. A muchos de ellos no los he conocido, porque estoy muy alejado de estos círculos, por elección, prefiero círculos bastante diferentes y más amplios —del tipo donde doy charlas, entrevistas, participo de actividades, escribo docenas de cartas cada semana, etc. He hojeado lo que escriben por curiosidad, pero no demasiado, por razones que ya he mencionado: lo que encuentro es extremadamente pretencioso, aunque examinándolo, mucho de ello es simplemente analfabeto, basado en una lectura extremadamente errónea de textos que conozco bien (a veces, que he escrito), argumentos que son desastrosos en su falta de autocrítica elemental, un montón de afirmaciones que son triviales (aunque disfrazadas con verborrea complicada) o falsas; y una buena cantidad de puras galimatías. Cuando procedo como hago en otras áreas donde no entiendo, me encuentro con los problemas mencionados en conexión con (1) y (2) de arriba.”




    Esta opinión también es compartida por uno de los filósofos de la ciencia latinoamericanos más importantes del siglo XX, el argentino Mario Bunge:

    “En los últimos años, los estudios de la cultura se ocuparon cada vez más de los únicos fenómenos culturales importantes accesibles al lego: la explosión de las comunicaciones, los trucos de la persuasión masiva y las popularizaciones adulteradas de la ciencia y la tecnología. La mayoría de estos ‘estudios culturales’ son la obra de críticos literarios o filósofos incompetentes para estudiar hechos y teorías de primera mano. Se trata de superficiales ensayos dogmáticos escritos en una prosa pretenciosa y a menudo esotérica. En vez de hipótesis claras, interesantes y verificables, proponen metáforas estériles, paradojas extravagantes, frases citables pero no siempre traducibles y disparates insignes. (Véanse, por ejemplo, Baudrillard, 1988; Ross, 1991, y la revista Social Text.) Común a todos estos trabajos es la inversión de la sociolingüística: en vez de estudiar la comunicación como una relación social, consideran la sociedad como un texto o un ‘código’ que hay que ‘deconstruir’ (descifrar y bajar del pedestal). Como son superficiales, estos ensayos tienen un éxito efímero. No dejan atrás más que un puñado de consignas, como ‘el medio es el mensaje’ y ‘no hay nada al margen del texto’.”

    Mario Bunge. Las Ciencias Sociales en Discusión: Una Perspectiva Filosófica. Editorial Sudamericana, 1999, p. 234.

    “Lo peor es que esta moneda falsa circula ahora por todo el mundo. Estudiantes chinos, canadienses o argentinos que nunca oyeron hablar de Voltaire ni de Diderot ni de Holbach, ahora leen con unción de novicios los disparates de Foucault, Derrida, Deleuze y otros macaneadores orgullosos de haberse librado de ‘la tiranía de la coherencia y la verdad’.”

    Gabriel Andrade. El Postmodernismo ¡Vaya Timo!. Editorial Laetoli, 2011, prólogo de Mario Bunge.


    El desprecio de Chomsky y Bunge hacia el posmodernismo no es casual. Ambos están comprometidos con una visión científico-racional del mundo en la que la comprobación de hechos verificables es importante, lo cual la filosofía posmoderna rechaza enfáticamente. Pero eso no le impide a los posmodernos apropiarse de la jerga de las ciencias naturales para impresionar al lector y darle mayor credibilidad a sus trabajos. El problema es que casi siempre está mal utilizada y puesta en contextos que no tienen sentido.
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  4. #3
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo


    Jean Baudrillard

    La relevancia de Jean Baudrillard dentro de la intelectualidad kirchnerista radica en su tesis de la realidad entendida como simulacro, como ficción de "hiperrealidad" construida por los medios de comunicación.

    Algunos extractos de sus obras más trascendentes, citados por Alan Sokal y Jean Bricmont:

    “Lo más extraordinario es que las dos hipótesis, el Apocalipsis del tiempo real y de la guerra pura y el triunfo de lo virtual sobre lo real, se producen al mismo tiempo, en un mismo espacio-tiempo, persiguiéndose la una a la otra de modo implacable. Es la señal de que el espacio del acontecimiento se ha convertido en hiperespacio de refracción múltiple, que el espacio de la guerra ya es definitivamente no euclidiano.”

    Jean Baudrillard. La Guerre du Golfe n'a pas eu Lieu. Galilée, 1991 (trad. cast.: La Guerra del Golfo No Ha Tenido Lugar, Anagrama, 1991, p. 49).

    “En el espacio euclidiano de la historia, el camino más recto entre dos puntos es la línea recta, la del Progreso y la Democracia. Pero eso sólo es válido para el espacio lineal de la Ilustración. En nuestro espacio no euclidiano de finales de siglo, una curvatura maléfica desvía invenciblemente todas las trayectorias. Ligada, sin duda alguna, a la esfericidad del tiempo (visible en el horizonte de finales de siglo como la de la tierra en el horizonte al caer el día) o a la sutil distorsión del campo gravitacional. (...) Debido a esta retroversión de la historia hacia el infinito, a esta curvatura hiperbólica, el mismo siglo escapa a su propio fin.

    (...)

    A esto, sin duda, le debemos ese efecto de «física recreativa»: la impresión de que los acontecimientos colectivos o individuales se precipitan por un orificio de la memoria. Este desvanecimiento está causado, sin lugar a dudas, por ese movimiento de reversión, por esa curvatura parabólica del espacio histórico”.


    Jean Baudrillard. L'illusion de la fin. Galilée, 1994 (trad. cast.: La Ilusión del Fin. Anagrama, 1997, pp. 23-24, 36).


    Lo notable es que los términos "prestados" de las ciencias físicas (espacio-tiempo, espacio no euclidiano, curvatura) no tienen ningún sentido en esos párrafos y, por ejemplo, "hiperespacio de refracción múltiple" no es más que un amontonamiento de palabras que juntas carecen de significado en las ciencias.

    En un artículo de Página/12, el intelectual oficialista de Carta Abierta José Pablo Feinmann se asume como un continuador de la obra de Baudrillard (a quien llama su "buen amigo") y desarrolla su teoría de que la llegada del hombre a la Luna no es más que un "relato" de la "virtualidad del poder mediático". Y el que sostenga que no fue así es porque no entiende nada de posmodernismo:

    “El que siga sosteniendo que no fue así, que no fue fraguado, que no fue virtualidad pura, creación del poder virtual, del arte del simulacro, del arte de “crear” la realidad, una realidad que no es real porque no tiene espesor, no es ontológica, no entenderá nada. Lo virtual no es el Ser. Es lo virtual. ¿Cómo un alma creativa puede resistirse a esta tesis? Que llegaron a la Luna en otro acto prometeico de la bendita modernidad no es más que otro cuento en la línea de la revolución industrial del siglo XIX, la máquina de vapor, el tren, el rémington. No, esto es algo distinto, revolucionario.

    (...)

    Por eso a mediados de los noventa llamé a mi amigo francés. Era él quien tendría que haber fundamentado la importancia de ese hecho: Del poderoso hecho de no-haber-ido-a-la-Luna. ¡Que libro para vos, Jean! El viaje a la Luna no ha tenido lugar. Armstrong no ha tenido lugar. Yo te conocía bien. Te leí atentamente. Fuiste el mejor de los posmodernos. El que dio en el clavo del nuevo poder absoluto. Te pusiste contento cuando te mandé mis primeras notas, que luego incluí en ese grueso libro de filosofía que ahora anda por ahí. ¿Recuerdas, Jean? Decía: ‘Según la Ontología Negativa de Baudrillard el Ser está en todas partes y en ninguna. No puede haber ontología de lo virtual (...) Al final de su largo periplo la razón occidental no es. Se ha evaporado. Es simulacro. Y el simulacro no tiene nada que ver con el Ser. El mundo está poblado, constituido por imágenes y las imágenes son el ‘mundo’. No hay ‘mundo’. El ‘mundo’ ha muerto. Porque el mundo era el mundo ‘real’. Y lo ‘real’ ha muerto” (La filosofía y el barro de la historia, Planeta, p. 720). ¿Cómo no aprovechaste este tema, Jean? Es el punto exacto en que se inaugura el mundo de lo virtual. En que se asesina la realidad. Eso que vos, en uno de tus mejores libros, llamaste El crimen perfecto. Bien, el llamado “viaje a la Luna” es el crimen perfecto. El crimen de la realidad. El crimen de la verdad. De una verdad, pero no de otra. El mundo queda inaugurado como mundo virtual. Como verdad virtual. Se ve por televisión.

    Señores, ustedes no fueron a la Luna y eso me parece mucho más admirable que si mediocremente, realmente, sumidos en la tosca realidad-real hubieran ido. Pero no fueron. Crearon todo el gran relato. Demostraron que la entera humanidad puede ser engañada. Crearon la nueva era. La del poder de lo virtual mediático.”


    El lector sabrá juzgar por su cuenta afirmaciones como que la llegada del hombre a la Luna "no es real porque no tiene espesor" y porque "la virtualidad no es el Ser".

    También el otro filósofo de Carta Abierta Ricardo Forster se hace eco del pensamiento de Jean Baudrillard. En artículos sobre medios de comunicación lo citan con aprobación ex-funcionarios del COMFER y el AFSCA y la titular de la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual. Es mencionado incluso por panelistas de 678.
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  5. #4
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo



    Jacques Derrida

    Otro de los posmodernos de consulta de Ricardo Forster y de Feinmann es Jacques Derrida. Este postestructuralista francés niega la posibilidad de conocer una realidad independiente del discurso. Su afirmación más célebre en ese sentido que "no hay nada fuera del texto": no hay hechos por fuera del lenguaje y la filosofía se reduce a la crítica literaria.

    Derrida además inventó algo llamado "deconstructivismo" que ni él mismo pudo definir, pero esa pequeña dificultad no disminuyó su veneración en los círculos académicos humanísticos.

    En un arranque de honestidad poco frecuente, su "discípulo" en la Biblioteca Nacional y también intelectual de Carta Abierta, Horacio González, confesó que: "no es fácil decir si lo entendíamos bien". Su compañero Feinmann al menos finge haberlo entendido cuando dice que "América Latina nació deconstruída" o que "el menemismo deconstruyó la Argentina"

    El siguiente diálogo absurdo en la conferencia considerada prácticamente fundacional del postestructuralismo es una buena ilustración de la confesión de Horacio Gonzalez. Luego de una ponencia en la que Derrida introduce términos indefinidos (estructura, centro, juego), su colega Jean Hyppolite pregunta:

    Jean Hyppolite: Quisiera simplemente pedirle a Derrida, cuya presentación y discusión he admirado, una explicación de lo que es, sin duda, el punto de partida técnico de la presentación. O sea, una cuestión del concepto del centro de la estructura, o lo que podría significar un centro. Cuando tomo, por ejemplo, la estructura de ciertas construcciones algebraicas [conjuntos], ¿dónde está el centro? ¿Es el centro el conocimiento de reglas generales que, de alguna manera, nos permiten entender la interacción de los elementos? ¿O es el centro ciertos elementos que gozan de un privilegio particular dentro del conjunto?
    Mi pregunta es, creo, relevante ya que uno no puede pensar en la estructura sin el centro, y el centro mismo está "desestructurado", ¿no? Creo que tenemos mucho que aprender de las ciencias naturales. Son como una imagen de los problemas que nosotros, a la vez, nos planteamos. Con Einstein, por ejemplo, vemos el final de un tipo de privilegio de evidencia empírica. Y en conexión con eso vemos que aparece una constante, una constante que es la combinación del espacio-tiempo, que no pertenece a ninguno de los experimentadores que viven la experiencia, pero que, de alguna manera, domina toda la construcción; y esta noción de constante —¿Es este el centro? Pero la ciencia natural ha ido mucho más allá. Ya no busca la constante. Considera que hay eventos, de alguna manera improbables, que ocasionan una estructura y una invariabilidad. ¿Es que todo ocurre como si ciertas mutaciones, que no vienen de ningún autor ni ninguna mano, y que son, como la mala lectura de un manuscrito, realizadas sólo como un defecto de una estructura, simplemente existen como mutaciones? ¿Es este el caso? Es una cuestión de una estructura que está en la naturaleza de un genotipo producido por un azar de ocurrencia improbable, o un encuentro que involucra una serie de moléculas químicas y que organizadas de cierta manera, creando un genotipo que será realizado, y cuyo origen se pierde en la mutación? ¿Es esto hacia lo que usted está yendo? (...)

    Jacques Derrida: (...) Sobre la primer parte de su pregunta, la constante de Einstein no es una constante, no es un centro. Es el mismo concepto de la variabilidad —es, finalmente, el concepto del juego. En otras palabras, no es el concepto de algo— de un centro empezando desde donde un observador pudiera dominar el campo —sino el mismísimo concepto del juego que, desupués de todo estaba tratando de elaborar.

    Hyppolite: ¿Es una constante en el juego?

    Derrida: Es la constante del juego...

    Hyppolite: ¿Es la regla del juego?

    Derrida: Es una regla del juego que no gobierna el juego; es una regla del juego que no domina el juego. Ahora, cuando la regla del juego es desplazada por el mismo juego, debemos encontrar otra cosa que la palabra regla. Respecto al álgebra, entonces, creo que es un ejemplo en que un grupo de figuras significativas, si prefieres, o de signos, es desprovisto de un centro. Pero podemos considerar al álgebra desde dos puntos de vista. O como el ejemplo o análogo de este juego absolutamente descentrado del que he hablado; o podemos tratar de considerar al álgebra como un campo limitado de objetos ideales, productos en el sentido Husserliano, empezando de una historia, de un 'Lebenswelt', de un sujeto, etc., que constituyó, creó sus objetos ideales, y consecuentemente siempre podríamos hacer sustituciones, reactivándolo en el origen —aquello de que sus significantes, aparentemente perdidos, son sus derivaciones. Creo que es de esta manera que se pensó clásicamente el álgebra. Uno podría, quizás, pensarlo de otra forma como una imagen del juego. O uno piensa al álgebra como un campo de objetos ideales, producidos por la actividad de lo que llamamos sujeto, u hombre, o historia, y así, recuperamos la posibilidad del álgebra en el campo del pensamiento clásico; o si no lo consideramos como un espejo inquietante de un mundo que es algebraico completamente.

    Hyppolite: ¿Entonces qué es una estructura? Si no puedo tomar más el ejemplo del álgebra, cómo me definiría una estructura? —para ver dónde está el centro.

    Derrida: El mismo concepto de estructura —lo digo al pasar— ya no es satisfactorio para describir el juego. ¿Cómo definir la estructura? La estructura debería estar centrada. Pero este centro puede o ser pensado, como lo fue clásicamente, como un creador o un ser o un lugar fijo y natural; o también como una deficiencia, digamos; o algo que hace posible al 'juego libre', en el sentido que uno habla de 'jue dans la machine', del ‘jeu des pièces’ y que recibe —y esto es lo que llamamos historia— una serie de determinaciones, de significantes, que no tienen significados [signifiés] finalmente, que no pueden convertirse en significantes excepto cuando empiezan desde esta deficiencia. Así que creo que lo que he dicho puede ser entendido como una crítica del estructuralismo, ciertamente.”




    Imposible dilucidar qué entiende Derrida por "centro" y "estructura" entre tanto esoterismo y juegos de palabras (invariabilidad-variabilidad, estructura-desestructurado, centro-descentrado). Aún cuando le piden una definición clara responde con más palabrerío evasivo ("la estructura debería estar centrada"). Por cierto, la "constante de Einstein" es un término que no existe en física y la discusión sobre el álgebra es pura pedantería.
    • Me gusta
    Me gusta
    Última edición por G-Dogg : 18-09-13 el 01:55 AM
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  6. #5
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo



    Los padres de la criatura

    “Hay un capítulo de ‘Ser y Tiempo’ de Heidegger que habla de la existencia inauténtica que es así: el sujeto no habla, es hablado; no piensa, es pensado; no interpreta, es interpretado; no ve, es visto. Ese tipo cree que tiene ideas, pero no tiene ideas, tiene las ideas de los otros. Foucault en un texto muy lindo que se llama ‘Poder y verdad dice’: ‘El poder crea la verdad’ y hoy el poder son los medios de comunicación. Crean la verdad porque la dicen durante todo el día y la repiten a la noche. Nadie piensa por su cuenta, todos son pensados, entonces no hay una consciencia crítica.”

    Entrevista de Revista ContraEditorial a José Pablo Feinmann, 4 de febrero de 2010.



    La influencia de la filosofía del alemán Martin Heidegger en el pensamiento posmodernista es abrumadora. En efecto, Feinmann reconoce:

    “El posmodernismo deconstruye la historia porque también se hermana con Jacques Derrida, el campeón de la deconstrucción. Derrida es un discípulo directo de Heidegger. Y en Heidegger está el concepto de Destrucción. Todo esto viene de Heidegger. Por eso Heidegger es el Filósofo más importante de la Filosofía Contemporánea. Porque los ha marcado a todos. Porque le han robado todo a Heidegger.”

    José Pablo Feinmann. Filosofía Aquí y Ahora II, Capítulo 13: Los posmodernos. Canal Encuentro.



    Además de su conocida adherencia al nazismo, Heidegger fue un precursor en el irracionalismo. Sostenía que el pensamiento moderno se caracteriza por el olvido del Ser; la ciencia y la razón han permitido dominar la naturaleza pero no pueden entender la esencia de la existencia humana y por eso la ciencia no puede pensar.

    Mario Bunge ha recopilado algunas frases de Heidegger que califica como "propias de un esquizofrénico":

    “El tiempo es la maduración de la temporalidad.”
    “La nada nadea.”
    “El mundo mundanea.”
    “El ser es ello mismo.”
    “El lenguaje habla.”
    “Los valores valen.”

    Muy profundo, ¿no?

    Otro de los precursores del posmodernismo fue Friedrich Nietzsche. Crítico romántico de la Ilustración, este filósofo alemán desarrolló una visión perspectivista sobre la realidad en la que no hay hechos ni conocimientos objetivos, sino meras interpretaciones justificadas en la voluntad de poder a la que se sirve. Nietzsche veía a la racionalidad científica como apenas una faceta de esta "voluntad de poder", de lucha por la dominación sobre el otro (en este caso, la naturaleza), llegando incluso a rechazar que la materia y el movimiento fueran gobernados por las leyes físicas y a postular que el movimiento es gobernado por relaciones de poder entre las fuerzas y los cuerpos.


    El relativismo

    Como se ve, una particularidad saliente del pensamiento posmoderno es el relativismo, que viene en varios sabores:

    "Grosso modo, entendemos por «relativismo» toda filosofía que pretende que la veracidad o falsedad de una afirmación es relativa a un individuo o a un grupo social. Atendiendo a la naturaleza del enunciado, podemos distinguir diversos tipos de relativismo: el relativismo cognitivo o epistémico, cuando se trata de una afirmación de hecho (es decir, de lo que existe o se da por existente); el relativismo ético o moral, cuando se trata de un juicio de valor (de lo que es bueno o malo, deseable o censurable); y el relativismo estético, cuando se trata de un juicio artístico (de lo que es bello o feo, agradable o desagradable)".

    Alan Sokal & Jean Bricmont. Imposturas Intelectuales. Paidós, 1999, p. 64.


    Una forma típica de relativismo moral es el relativismo cultural, o sea cuando el juicio de valor sobre un hecho depende de la cultura de la sociedad donde ocurre. Un buen ejemplo es un artículo de Página/12 en el que desde un pretendido feminismo relativista se pretende "entender" la ablación de clítoris porque algunas tribus en África lo consideran "un ritual de pertenencia necesario y deseable" y se explica que alarmarse por el llamado de un clérigo musulmán a la lapidación pública de una mujer por mostrar sus pechos es "islamofobia" propia de un "etnocentrismo europeizante"

    Pero la forma de relativismo postestructuralista que se instaló por excelencia en el discurso oficial es el relativismo cognitivo: la idea de que no existen hechos objetivos, sino apenas "construcciones" o "relatos" que los observadores hacen de la realidad, con tantas variantes posibles como intereses tengan los observadores. La vieja lógica de adecuar nuestras ideas a los hechos cede el paso a una nueva "lógica" posmoderna de adecuar los hechos a nuestras ideas. Por lo general este argumento se suele usar sólo a modo de defensa cuando los hechos son incompatibles con la propia ideología y casi nunca para aceptar la conclusión que se desprende inmediatamente, que el relato del contrario sería tan válido como el propio. Para convencer que el relato propio es superior hay que escapar del relativismo y volver a recurrir a hechos objetivos —como la respuesta irónica del corresponsal del Wall Street Journal, Taos Turner, a la afirmación "no existe tal cosa como la verdad objetiva" de un periodista de Tiempo Argentino: "¿lo que dijiste es objetivamente verdad?".

    La novedad relativista aplaudida por las facultades de humanidades no tuvo, sin embargo, buena acogida en el ambiente de las ciencias fácticas. Cuando el filósofo de la ciencia Paul Feyerabend escribió en su Contra el Método que "todo vale" en el proceso científico —que el médico brujo cura tanto como el médico moderno— la ciencia no se dio por aludida y continuó apoyándose en la corroboración de hechos experimentales y no en "relatos" construidos por científicos. Por suerte.
    • Me gusta
    Me gusta
    Última edición por G-Dogg : 18-09-13 el 02:01 AM
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  7. #6
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo


    La reescritura del pasado

    “El crecimiento de las modas intelectuales «posmodernas» en las universidades occidentales, sobre todo en los departamentos de literatura y antropología, que hacen que todos los «hechos» que aspiran a una existencia objetiva sean, simplemente, construcciones intelectuales. Resumiendo, que no existe ninguna diferencia clara entre los hechos y la ficción. Pero en realidad la hay y, para los historiadores, incluidos los antipositivistas más acérrimos de entre todos nosotros, es absolutamente esencial poder distinguirlos.”

    Eric Hobsbawm. «The new threat to history». New York Review of Books, 1993, p. 63.


    La opinión del fallecido Eric Hobsbawm evidencia la preocupación de varios historiadores que padecen la infiltración del relativismo posmoderno en su profesión. Cada vez con mayor frecuencia los hechos históricos son ignorados a favor de interpretaciones históricas que prescinden de ellos. De esta manera, a veces, el revisionismo histórico termina traspasando la barrera del negacionismo de la historia:

    “En febrero de 1993 la historiadora y clasicista del Wellesley College Mary Lefkowitz asistió a una conferencia en su institución del Dr. Yosef A. A. ben-Jochannan, conocido por su fuerte enfoque afrocéntrico. Entra varias afirmaciones controvertidas hechas en la conferencia (incluida que los judíos verdaderos son africanos), una de las más sorprendentes fue que Aristóteles robó sus ideas, que se convirtieron en la base de la filosofía occidental, de la biblioteca de Alejandría, donde los africanos depositaron su obra filosófica. Durante el período de preguntas y respuestas Lefkowitz le preguntó a ben-Jochannan cómo esto podría haber pasado si la biblioteca fue construida después de la muerte de Aristóteles. 'El Dr. ben-Jochannan no pudo responder la pregunta', explicó, 'y dijo que resentía el tono de la pregunta. Varios estudiantes se me acercaron al final de la conferencia y me acusaron de racismo, sugiriendo que historiadores blancos me habían lavado el cerebro'. Por si está reacción no resultara lo suficientemente perturbadora, Lefkowitz descubrió 'un extraño silencio de parte de varios de mis colegas de facultad. Varios de ellos eran bien conscientes de que lo que estaba diciendo el Dr. ben-Jochannan era factualmente incorrecto. Uno de ellos dijo luego que creyó que la conferencia tenía «tan poco remedio» que decidió no decir nada'. Más aún, escribe Lefkowitz 'cuando dije en una reunión de profesores que Aristóteles no podría haber robado su filosofía de la biblioteca de Alejandría en Egipto, porque la biblioteca no había sido construida hasta después de su muerte, otro colega respondió, «no me importa quién robó qué a quién». Cuando fui al decano de la facultad para explicar que no había evidencia fáctica detrás de algunas afirmaciones afrocéntricas sobre historia antigua, me respondió que cada uno tenía una visión diferente pero igualmente válida de la historia'”

    Michael Shermer. Denying History. University of California Press, 2009, pp. 237-238


    El caso más burdo de reescritura de la historia en el kirchnerismo es el de la Vuelta de Obligado. Como oposición a la historiografía liberal se reciclan escritos de autores nacionalistas, presentando aquella batalla como una gesta patriótica de Rosas contra las fuerzas anglofrancesas que desafiaron la soberanía de la nación argentina. La nueva historia oficial se les presenta a los chicos en el canal público infantil Paka-Paka; en La Asombrosa Excursión de Zamba Rosas aparece como una estrella de rock antiimperialista. Del relato oficial desaparecen hechos históricos inconvenientes como que la Confederación Argentina de 1845 era una asociación de estados independientes que no equivale al Estado argentino posterior y tampoco a la nación argentina; que las provincias tenían intereses diversos y que Buenos Aires tenía un monopolio portuario cuyos beneficios no compartía, en detrimento del Litoral fluvial; y que apenas finalizado el conflicto Rosas retomó las excelentes relaciones comerciales con Gran Bretaña, país que lo acogió gustosamente en su exilio.
    • Me gusta
    Me gusta
    Última edición por G-Dogg : 18-09-13 el 02:36 AM
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  8. #7
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo


    El ocaso del progresismo

    Todo esto hizo mella fundamentalmente en el progresismo de los últimos 30 años. El fracaso de la experiencia soviética y las derrotas de la izquierda tradicional que prometía una revolución inminente promovieron la fuga de una masa de desilusionados hacia formas de pensar más autocomplacientes. De moda en las universidades y las calles parisinas, el posmodernismo fue la elección ideal. Tratar de entender la realidad es complicado y cuando los hechos contradicen nuestras intuiciones puede ser desalentador. Inventar una realidad más conveniente es más fácil que intentar de cambiarla y culpar de todo fracaso político y económico a los medios de comunicación requiere poco esfuerzo intelectual.

    Pero las consecuencias políticas para el progresismo pueden ser nefastas:

    “Por último, para todos los que nos identificamos con la izquierda política, el posmodernismo tiene especiales consecuencias negativas. En primer lugar, el enfoque extremo en el lenguaje y el elitismo vinculado al uso de una jerga pretenciosa contribuyen a encerrar a los intelectuales en debates estériles y a aislarlos de los movimientos sociales que tienen lugar fuera de su torre de marfil. Cuando a los estudiantes progresistas que llegan a los campus norteamericanos se les enseña que lo más radical —incluso políticamente— es adoptar una actitud de escepticismo integral y sumergirse por completo en el análisis textual, se les hace malgastar una energía que podrían dedicar fructíferamente a la actividad investigadora y organizativa. En segundo lugar, la persistencia de ideas confusas y de discursos oscuros en determinados sectores de la izquierda tiende a desacreditarla en bloque; y la derecha no pasa por alto la oportunidad para utilizar demagógicamente esta conexión.

    Pero el problema más importante estriba en que cualquier posibilidad de realizar una crítica social que pudiera llegar a quienes no están convencidos de antemano —cosa absolutamente necesaria, dado el actual tamaño infinitesimal de la izquierda norteamericana— resulta lógicamente imposible a causa de los prejuicios subjetivistas. Si todo discurso no es más que un «relato» o una «narración» y si ninguno es más objetivo o más verdadero que otro, entonces no queda otro remedio que admitir las teorías socioeconómicas más reaccionarias y los peores prejuicios racistas y sexistas como «igualmente válidos», al menos como descripciones o análisis del mundo real (suponiendo que se admita la existencia de éste). Obviamente, el relativismo es un fundamento extremadamente débil para erigir una crítica del orden social establecido.”


    Alan Sokal & Jean Bricmont. Imposturas Intelectuales. Paidós, 1999, p. 226.


    La intelectualidad kirchnerista es la expresión nacional del derrumbamiento de esta modalidad de progresismo a nivel mundial. Lamentablemente, su influencia no se extingue en el análisis del discurso y se refleja en acciones concretas. La política kirchnerista de medios esta atravesada por estas creencias. Es manifiesto que si los medios construyen la realidad y para cambiar la realidad alcanza con cambiar los medios, son los sectores más vulnerables los que sufren la falta de políticas para solucionar su situación concreta.

    El paradigma del rechazo del kirchnerismo hacia los hechos objetivos es la destrucción del Indec. La "construcción social" del gobierno de falsos índices de inflación, pobreza, indigencia y producto bruto siguiendo los lineamientos del inefable Guillermo Moreno ha minado la credibilidad en las estadísticas públicas. Aunque a veces el kirchnerismo parece creerse su propio relato como cuando la presidenta afirmó en Gerogetown que "si la inflación fuera del 25 por ciento, la Argentina estallaría" —a pesar de que esa era la cifra que daban los institutos estadísticos provinciales oficiales— o como cuando el columnista de Página/12 Alfredo Zaiat incursionó en el relativismo estadístico escribiendo que "la categoría 'verdad' o 'mentira' sobre estadísticas es desproporcionada" y que los índices del Indec "no pueden ser consideraros verdaderos o falsos".

    Lo resume muy bien Gustavo Noriega:

    “El desdén por las estadísticas y por la precisión científica en general se entronca en una tradición de las últimas décadas de las ciencias sociales a la cual la retórica de los gobiernos K ha sido especialmente afecta. Anclados en los pensadores franceses de la última mitad del siglo XX y rechazando el linaje positivista más relacionado con la filosofía anglosajona, en esta corriente predominaron el análisis del discurso y la idea de que no hay hechos naturales sino que se trata en todos los casos de construcciones sociales. A esa tradición se quiere sumar la Presidenta cada vez que hace uso de la palabra públicamente.

    (...)

    Partiendo de la base de que no hay hechos duros que escapen a la cárcel de su descripción verbal, de que el lenguaje articula todo posible conocimiento del mundo, se llega a la noción de 'relato', una de las palabras favoritas de Cristina Fernández. La idea de que a las personas no les pasan sencillamente 'cosas', sino que protagonizan relatos verbales, puede ser interesante en la historia del pensamiento pero seguramente no es lo ideal para la practicidad que se espera de un funcionario. En su discurso de la noche de las elecciones, el 28 de octubre de 2007, cuando acababa de ser elegida, Cristina dijo: 'Los argentinos nos merecemos de nosotros mismos un mejor relato, no solamente para nosotros, sino para el mundo'. Desde ya lo que estaba prometiendo no era una narración oral de la vida de los argentinos sino —como tantos otros políticos al acceder a un cargo electivo— una vida mejor para todos, pero haciendo ver en su formulación una pretendida sofisticación intelectual.

    También, como ya hemos citado, se refirió al conflicto en el Indec con la remanida palabra: '¿Con qué relato abordamos el tema del Indec? ¿Con el relato de que un día cayeron los villanos del Gobierno a un organismo que era maravilloso y medía todo muy bien y que a partir de esa incursión empezaron a manipular los índices y plantear cosas que no son realidad? Si lo abordamos desde ese relato el problema no tendría solución.'

    Formado en el contexto de estas ideas, cierta izquierda ha mudado su original interés por los desposeídos a la preocupación obsesiva por los medios y la forma en que éstos recortan la realidad. De esta manera, la ansiedad por los datos duros pasa a un segundo plano, ya que el nuevo ejercicio de la sospecha nos hace dudar de todo, tanto de los productores de información como de la realidad misma. La figura del viejo Marx en la biblioteca del Museo Británico, escribiendo El Capital amparado en datos y estadísticas, pasa al olvido. Hay una izquierda con una tradición iluminista, amiga de las ciencias. El alejamiento del pensamiento progresista de esa corriente lo distancia, necesariamente, de la situación en que viven quienes deberían ocupar sus desvelos.

    (...)

    La nueva izquierda, formada en las universidades, desconfía de la metodología de las ciencias duras, las desdeña como ingenuamente positivistas y considera que sólo el ejercicio de la sospecha es la clave de su profesión. Para esta corriente, la madre de todas las batallas no es la lucha contra la pobreza. No resulta imperioso -como lo había sido durante décadas para el pensamiento progresista- sacar a los pobres de su miseria ni liberar a los trabajadores de las condiciones de explotación. La madre de todas las batallas en la era K se centra en la Ley de Medios, finalmente sancionada en octubre de 2009. Esa preponderancia de lo dicho por sobre lo hecho, del discurso por encima de la acción y el uso de palabras amuleto y frases fuertes, marca la gestión K.”


    Gustavo Noriega. Indec: Historia Íntima de una Estafa. Editorial Sudamericana, 2010, pp. 247-249
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  9. #8
    .py
    Soy de la Esquina Avatar de .py
    Registración
    Sep 2004
    Mensajes
    17,129
    Ubicación
    San Martin, Buenos Aires, Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    Es bastante interesante lo que planteas , si bien filosofia nunca fue mi fuerte sale a la luz que el postmodernismo es bastante chanta.
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por G-Dogg @ Q Ver Mensaje
    Mirá si me va a acusar de ser de derecha el que posteaba fotos de wichis desnutridos y hoy festeja que Szpolski sea dueño de una señal mapuche!

  10. #9
    Avatar de NIEN
    Registración
    Mar 2009
    Mensajes
    7,207

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    Me parecio bastante forzada la forma en que intentas catalogar a alguien que afirma que hay una realidad más alla de lo que la television te dice, como "posmodernista" o "relativista".

    Describis algo que es una bosta, das un debil argumento porque quienes no te gustan hacen uso o tienen caracteristicas de eso que no te gusta. Y despues seguis con la leccion de fílosofia.

    Me parecio debil, aunque quedo lindo. Si lo pones en tapa dura capaz lo podes vender - si majul vende... -.

    My two cents.

    N.-
    • Me gusta
    Me gusta
    “…Miente, miente, miente que algo quedará, mientras más grande sea una mentira más gente la creerá…” - Joseph Goebbels - ministro encargado de la propaganda del gobierno de Adolf Hitler en la Alemania Nazi.

  11. #10
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    Que reconozcas que lo que describo es una bosta lo veo como una victoria. Sin ironías.
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  12. #11
    Avatar de -Rodri-
    Registración
    Jul 2003
    Mensajes
    8,754

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    Interesantísima lectura.
    No creo estar a la altura para opinar con una argumentación sólida, pero puedo al menos decirte mis impresiones, como para de alguna manera agradecerte el esfuerzo de postear.

    Antes que nada, me considero un tipo racional, positivista si querés, por lo que sentí una natural comodidad al leer los posts. Sin embargo nunca había leído algo que relacione la experiencia argentina del "relato" con el postmodernismo. Me generó el interés por discutir si el uso de "técnicas postmodernistas" es simplemente una herramienta política oportunista ante la imposibilidad por incompetencia de cambiar la realidad (o simplemente para que la gente no los heche por corruptos) o si realmente hay una mochila filosófica detrás de todo.
    • Me gusta
    Me gusta
    El Universo es la consecuencia de una probabilidad.

    Citar Mensaje original enviado por Od. Ver Mensaje
    jajajja, crees que diciendome odito, y atacandome personalmente vas a tener razon?
    Citar Mensaje original enviado por Od. Ver Mensaje
    sos un hipocrita, un falso de mierda, un manejado, el diario te pone una nota diciendo indignate y vos corres como un boludo a indignarte (...)

  13. #12
    Uno de por ahí. Avatar de Renguer0
    Registración
    Apr 2003
    Mensajes
    8,884
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    Citar Mensaje original enviado por G-Dogg Ver Mensaje
    Que reconozcas que lo que describo es una bosta lo veo como una victoria. Sin ironías.
    Jaja, excelente. Se agradece la data, me gustaría poder aportar algo pero sinceramente soy muy ignorante en el tema.
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Renguer0 Ver Mensaje
    Citar Mensaje original enviado por sidpunk77 Ver Mensaje
    Con ese criterio entonces tuvimos 30% de inflacion.
    Me intriga mucho saber cómo llegás a esa cifra.
    Citar Mensaje original enviado por sidpunk77 Ver Mensaje
    A ojo

  14. #13
    Avatar de soylolo
    Registración
    Jun 2009
    Mensajes
    4,082
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    Y exactamente qué tiene que ver el planteo del kirchnerismo sobre los medios masivos (como mera herramienta) con el posmodernismo?????

    O acaso el posmodernismo data de siglos antes de cristo? Alejandro Magno, por decir, también era posmodernista?


    Aclaro por las dudas: Me quedé en el 1er post porque el resto es un copy&paste. Asi que solo voy a opinar sobre ese 1er post.

    - - - - Auto Merge - - - -

    Citar Mensaje original enviado por G-Dogg Ver Mensaje
    Que reconozcas que lo que describo es una bosta lo veo como una victoria. Sin ironías.
    Lo que describís vos? O lo que relacionás arbitrariamente en base a lo que describieron otros?

    Ojo porque ahí hay una diferencia importante...
    • Me gusta
    Me gusta
    I5 4670k @4.750 - Asus Z87 Plus - 2x4GB RipjawsX - CX600 - 7870 Ghz ed OC - U2410

  15. #14
    Avatar de G-Dogg
    Registración
    Jan 2003
    Mensajes
    6,918
    Ubicación
    Argentina

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    Capaz que en los trabajos serios se hacen citas textuales para ilustrar lo que se está argumentando y alguien que no está acostumbrado a leer ese tipo de cosas lo ve como copy&paste.

    Capaz lo relaciono con la intelectualidad K porque usan los mismos conceptos, las mismas palabras, para justificarse se la pasan citando a los mismos tipos y se declaran continuadores de esos autores como hace Feinmann.

    Capaz no es arbitrario y para catalogar una tesis de arbitraria haría falta leer más que una introducción que es 1/7 del texto completo.

    Capaz, eh.
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    los judíos askenazíes -de donde salieron los principales militantes sionistas- salieron del reino kázaro, que existió entre los siglos VIII y IX
    Citar Mensaje original enviado por Uncle Roland
    El primero [de los versos], es la existencia de los jázaros, cuando hace años que está probado que no existieron:

    http://hnn.us/article/38677

  16. #15
    Avatar de NIEN
    Registración
    Mar 2009
    Mensajes
    7,207

    Re: La impostura intelectual del kirchnerismo

    No entendiste, así que vamos de nuevo.
    Vos describis "A" como una bosta, luego queres adjudicar "A" como caracteristica de una cierta intelectualidad kirchnerista - como si existiera tal cosa -.

    La parte divertida no pasa por cuanto describas "A" y con cuantas fuentes y libros citados - cosa que por ser una persona bastante métodica, haces bien - . Sino en cuan interesante sea tu argumento para ligar "A" a esa cierta intelectualidad kirchnerista.

    Vos apilas pilas de información sobre filosofia, lo cual me parece un aporte interesante. Pero tu argumento para ligar eso que críticas a los kirchneristas es bastante pedorro.

    N.-
    • Me gusta
    Me gusta
    “…Miente, miente, miente que algo quedará, mientras más grande sea una mentira más gente la creerá…” - Joseph Goebbels - ministro encargado de la propaganda del gobierno de Adolf Hitler en la Alemania Nazi.

  17. Compartí este Tema:
    • Vistas: 5768
    • Mensajes: 57
    Seguí este Tema: Suscribite
Responder
Ir a 1234 ÚltimaÚltima