Macri le avisó a los gremios: "No vamos a reabrir las paritarias, ya fueron negociadas"



05-09-2016 Desde China, el Presidente anticipó que la inflación de agosto será del 1% y que la actividad se recuperará en 2017. Pidió a los dirigentes sindicales "madurez" y reclamó a empresarios "financiamiento a largo plazo". Además, lo cruzó a Massa por el proyecto para prohibir importaciones

El presidente Mauricio Macri adelantó desde China que el Gobierno no tiene previsto que se reabran las paritarias.

"¿Cómo se van a abrir si ya se negociaron? Y la inflación va a la baja", declaró en una entrevista con Cadena3 de Córdoba.

Minutos antes, el mandatario había adelantado en Radio Mitre que "la inflación en agosto va a ser de 1 y pico por ciento o menos".

Y garantizó: "El haber dejado de caer y empezar a haber activos de recuperación, como en el campo, la obra pública, nos hacen prever, y es el consenso de todos los economistas, volvemos a crecer el año que viene, para nosotros un 3,5%, para algunos más".

El jefe de Estado anticipó, además, que antes de que termine septiembre enviará al Congreso el proyecto de ley para modificar el Impuesto a las Ganancias.

El viernes, en una reunión con funcionarios, gremialistas de la nueva conducción de la CGT se llevaron la promesa de que serán convocados a debatir los alcances de la iniciativa.

La modificación del mínimo no imponible y, principalmente, de las escalas es un viejo reclamo del sindicalismo.

El mandatario sostuvo que la Argentina ha dejado atrás "años de populismo" y afirmó: "Hemos hecho cambios revolucionarios".

"Argentina estaba en recesión hace más de 6 meses y estancada. Sincerar la economía y crecer inmediatamente es un imposible", sostuvo Macri al defender su gestión, y aseguró que en la cumbre los líderes mundiales "consideran casi un milagro lo que hicimos".

"Yo nunca dije que el segundo semestre iba a ser una fiesta", remató.

Luego recordó: "En cada momento dudaron de las cosas en que me comprometí. Dije que íbamos a salir del cepo y en una semana lo hicimos. Hablé del tema de los holdouts y lo cerramos antes de marzo. Nos comprometimos a liberar las importaciones y lo hicimos. También dije algo que fue tomado como un divertimiento y es que en el segundo semestre iba a bajar drásticamente la inflación. Nunca dije que íbamos a tener una fiesta. Casi ninguno creía que en agosto íbamos a tener este índice de inflación que vamos a tener, que va a ser de uno y pico".

El mandatario cuestionó las voces que hablaron de una ola masiva de despidos. No obstante admitió que están trabajando para recuperar los puestos que perdieron entre "70.000 y 100.000" personas durante los primeros nueve meses de mandato de Cambiemos.

Consultado sobre la posibilidad del llamado a un "pacto social" con los gremios y empresarios por cuestiones como los salarios, los precios y el empleo, promovido principalmente por el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, Macri expresó: "La madurez tiene que llevarnos a un pacto de largo plazo, ojalá podamos seguir haciendo pactos, aunque sea por sector".

La semana pasada, el sindicalismo hizo una fuerte demostración de poder que dejó preocupados a los funcionarios de la Casa Rosada.

Las dos CTA -la de Hugo Yasky y la de Pablo Michelli- movilizaron a miles de trabajadores a la Plaza de Mayo. A la marcha se sumaron gremios de las distintas CGT y los movimientos de izquierda. Y desde el escenario, los dirigentes dieron un duro discurso contra el Gobierno, amenazaron con un paro nacional y hablaron de unificar las dos centrales de trabajadores.

Horas antes del acto de cierre de esa protesta, los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Producción, Francisco Cabrera, y de Salud, Jorge Lemus, se reunieron en Balcarce 50 con los sindicalistas que hoy integran el triunvirato de la CGT reunificada. Pero Juan Calos Schmid (representantes del ala moyanista), Carlos Acuña (de los barrionuevistas) y Héctor Daer (del sector liderado por Antonio Caló, se fueron sin demasiadas respuestas.

Sobre la inflación, la pérdida del poder adquisitivo y de los puestos de trabajo, se habló poco y apenas obtuvieron la promesa de que participarán del proyecto de ley que impulsará el oficialismo para modificar el Impuesto a las Ganancias.

Sin tener el control de la calle, como reconocen dentro de Cambiemos, mantener aceitados los lazos con elsindicalismo peronista se convirtió en una cuestión clave para el Gobierno.

Durante el primer semestre la "prudencia sindical" no evitó que la CGT denunciara la pérdida de hasta 10 puntos del salario frente a la inflación, pero la mantuvo alejada en gran parte de las protestas.

Reclamo a empresarios
Por otro lado, Macri pidió "financiamiento a largo plazo" para obras de infraestructura y subrayó que "en la Argentina ya dejamos atrás el aislacionismo que obstaculizaba nuestra integración con el mundo".

En su primera intervención en la cumbre que se celebra en la ciudad china de Hangzhou, convocada para tratar el tema "Hacia una economía mundial más eficaz y eficiente y gobernanza financiera", Macri remarcó que desde su gobierno "queremos generar confianza y ya hemos empezado por 30 de las 48 reformas recomendadas por el G20".

Luego, en la reunión bilateral que mantuvo con su par de España Mariano Rajoy, Macri le pidió reforzar su presencia inversora en la Argentina.

"Confío en el protagonismo de España. Ya hemos recibido a muchas empresas interesadas en participar e invertir en la Argentina en áreas como la agroindustria o energías renovables", dijo el mandatario argentino.

Según se informó oficialmente, el Presidente le manifestó a Rajoy que "las licitaciones ahora son transparentes y pelean en igualdad de condiciones con todo el resto".

"España está bien y tienen que aprovechar esos créditos a tasas bajísimas para invertir en la Argentina, donde hay mucho por hacer", señaló.

Por su parte, Rajoy felicitó a Macri por las decisiones económicas que ha tomado su administración y señaló que marcan "el camino correcto para que la Argentina vuelva a crecer".

Macri vs Massa por la apertura de las importaciones
El Presidente se hizo tiempo para responderle al líder del Frente Renovador quien en los últimos días adelantó que presentará un proyecto de ley para prohibir parte de las importaciones dado el efecto que causan en la industria local.

"No es bueno que hablemos en el aire. Sobre todo aquellos que tienen vocación de tener responsabilidades importantes, como sería el caso de Sergio Massa", señaló en Radio Mitre.

Con tono algo molesto, desmintió al diputado, y dijo que "debería manejarse con números, con estadísticas serias. Porque hablar por hablar, al final es todo lo mismo, ¿no? Hace mucho mal."

"Él debería chequear. Porque cuando uno ve sector por sector, en ningún caso la importación es más del 2% o el 3% del total mercado", argumentó el mandatario, y en ese sentido destacó el trabajo del titular de la cartera de Producción.

"El ministro (Francisco) Cabrera está sector por sector dialogando, discutiendo, viendo cómo vamos a hacer planes de productividad a mediano plazo para cuidar los empleos", destacó el mandatario.

Sin embargo, Macri resaltó también la necesidad de importar algunos productos.

"Lo que queremos es que los argentinos tengan acceso a bienes y servicios de calidad y al menor precio posible", aclaró.

"Porque tampoco podemos condenar a los argentinos a que, encima que el salario alcanza con lo justo, que cada cosa que tengan que comprar valga mucho más que en el resto del mundo", dijo el Presidente.

El viernes, Massa contó que presentará un proyecto de ley esta semana en el Congreso para prohibir por 120 días la importación de algunos productos, en función de "terminar con la importación indiscriminada de productos que destruyen el trabajo PyME", según dijo en un comunicado.

http://www.iprofesional.com/notas/23...ron-negociadas