La fuerza informó a la Cámara Federal que no está registrada la entrada del juez a la quinta presidencial, como denunció Lázaro Báez. Tampoco encontraron registros fílmicos.



La Policía Federal informó oficialmente que el juez Sebastián Casanello no fue registrado en la residencia de Olivos en la fecha en que el empresario Lázaro Báez dijo haber visto al magistrado reunido con la entonces presidenta Cristina Fernández.

Se trata del primer informe premilinar que se le había pedido la semana pasada al jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, para que con "carácter urgente" llevara a cabo una de serie de medidas de prueba para verificar los dichos de Báez.

La Sala II de la Cámara Federal solicitó "registros fílmicos, captación de imágenes, libros de ingresos y egresos o cualquier otra constancia en la que quede asentada la concurrencia" a esa supuesta reunión.

Cuando reciba el informe final, la Cámara Federal deberá decidir si ratifica a Casanello como juez de la causa de la ruta del dinero K o lo aparta como quiere Báez.

Ahora, el primer informe elevado hoy a los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun indicaría que Casanello no estuvo en la residencia de Olivos, indicaron fuentes judiciales.

Tanto Casanello como la ex presidenta le dijeron que esa reunión de la que habló Báez nunca existió. También lo desmintió el entonces Secretario General de la Presidencia Eduardo "Wado" de Pedro, quien había sido mencionado como presente en el encuentro.

Pero la sospecha quedó instalada y los integrantes de la Cámara Federal ordenaron diligencias en el marco de la revisión del expediente por la llamada "ruta del dinero K".

Allí deben resolver la recusación de Casanello presentada por Leandro Báez, uno de los hijos del empresario que encabeza la embestida contra el magistrado mientras su padre permanece preso desde el 5 de abril pasado.

Según había dicho Báez ante la Cámara Federal, un día de la segunda quincena de septiembre del año pasado vio a Casanello en una antesala del despacho presidencial de la Quinta de Olivos.

El había ido acompañado a Olivos por Daniel Alvarez, ex secretario de Néstor Kirchner, para reunirse con la entonces presidenta con el fin de hablar sobre el mausoleo de su marido y dijo que en la antesala vio a Casanello junto "Wado" de Pedro y otras personas a las que no conocía y que lo recibió el secretario privado de la entonces primera mandataria.

Fuente

Una mentira desmentida más.