Los tiempos cambian en el panorama energético de la Argentina. Puede dar un claro testimonio de esto Petróleos de Venezuela (Pdvsa), la empresa petrolera estatal de Venezuela, uno de los arietes utilizados en su momento por el gobierno de Hugo Chávez para ejercer influencia en la región. Pdvsa llegó hace algunos años al país de la mano de la evangelización petrolera, y en estos días prácticamente tiene sellado el ticket de salida, mediante la venta de sus activos en la Argentina.

Pdvsa vende sus activos y se va del país
Una distribuidora de combustibles hizo una oferta por la filial local de la empresa


El viernes pasado, al mediodía, un grupo empresario argentino dejó sobre los escritorios de la empresa, en las oficinas de Avenida del Libertador y Cerrito, una propuesta de gerenciamiento con opción de compra para hacerse cargo de los activos de Petrolera del Cono Sud, la subsidiaria de la firma venezolana, dueña de una red de 95 estaciones de servicio, además de unos tanques de almacenamiento en Dock Sud. La misma oferta de compra se presentó en la Bolsa de Comercio. Esta semana seguramente será informado como un hecho relevante en los mercados.

El grupo empresario local, denominado GMM, está encabezado por Emilio González Moreno, ex accionista del Banco Patagonia y uno de los dueños del Grupo Fip, una empresa dedicada a la distribución de combustibles en la Argentina.

Petrolera del Cono Sur pertenece en un 95% a Pdvsa Argentina, mientras que el 5% restante está colocado en la Bolsa porteña. La propuesta llega en un momento complejo de la petrolera. La caída del precio internacional del crudo y la crisis política y económica en Venezuela impulsaron decisiones respecto de la fallida expansión de aquel país en América latina. Según datos corroborados en los balances presentados en la Bolsa de Comercio, la firma perdió alrededor de 880.000 dólares por mes el año pasado: este período estaría algo por encima.
De acuerdo con fuentes del mercado, desde Caracas habría llegado la orden de frenar el gasto. A la filial local le queda dinero como para terminar el año; sin embargo, no se sabe qué pasará más allá del momento en el que se termine el dinero disponible.