La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) decidió anular una licitación de $ 12 millones luego de que PERFIL revelara irregularidades para supuestamente favorecer a la constructora favorita de Florencio Randazzo, Ignacam

La presidenta de la Comisión, Norma Boero, resolvió dejar “sin efecto” la licitación pública para terminar el subsuelo del Centro Atómico Constituyentes por “no contar en el presente ejercicio con la totalidad del crédito presupuestario necesario”. Un mes y medio antes, este medio había informado cómo la evaluación de las ofertas de varias empresas habría estado direccionada para favorecer a Ignacam, cuyos dueños, los hermanos Marcos y Andrés Massaccesi, crecieron gracias a los contratos que les entregó el ministro de Interior y Transporte.

La explicación de la CNEA parece poco verosímil, ya que la apertura de sobres fue a fines de octubre de 2014, en base al presupuesto 2015. La CNEA negó irregularidades en la licitación pero tomó la decisión de anularla sólo después de que salieron a la luz las sospechas.





El crecimiento de Ignacam va a la par del de Randazzo. Gracias al ministro consiguió sus primeros contratos y durante los últimos seis años le facturó a su ministerio al menos $ 56,6 millones para la reparación de edificios y puesta en marcha de aire acondicionado, según la Oficina Nacional de Contrataciones. Interior y sus áreas eran sus únicos clientes. Gracias a Randazzo la constructora comenzó a crecer y se postuló para ganar la obra en la Comisión Nacional de Energía Atómica.
En el expediente al que accedió PERFIL, la oferta más barata había sido presentada por Paleco SA por $ 11.117.778, casi un 16 % menos que los $ 12.857.460 que ofreció Ignacam. Sin embargo, esa firma quedó en segundo lugar.

Hay varios puntos llamativos en el expediente, como el análisis de los antecedentes de las empresas competidoras. Paleco quedó segunda porque su mano de obra en la construcción de la “Escuela Infantil José Barros Pazos 3610” fue calificada como “regular”. Ignacam obtuvo buen puntaje, pero no se informa en qué obra. Sólo dice que es la “Construcción de Centro de Entrenamiento y Capacitación” por $ 10 millones y $ 24 millones. La empresa se olvidó de especificar de qué centro se trata, dónde está ubicado, y si es una obra pública o privada. A la comisión evaluadora no le importó y lo tomaron como válido. Cuando pre-adjudicaron la obra a Ignacam notificaron a su principal competidor a un mail inexistente....fuente
Y si, Flor también tenía una epresa amiga de software que misteriosamente gana todo lo que hay por ganar en el estado.