La mandataria fue denunciada por presunta “administración fraudulenta y asociación ilícita” en el intercambio de cooperación con China, denominado Swap.

Según consignó la agencia DyN, la demanda recayó en el juzgado federal número 3 a manos de Daniel Rafecas. El texto advierte sobre "la estafa y la colonización estaría en marcha, por eso es necesario que se investigue este convenio ya firmado por el Poder Ejecutivo y que tiene media sanción en Senadores".

Las denuncias fueron presentadas por el abogado Jorge Luis Vitale y por el titular de la ONG "Paso por Paso Argentina", Juan Mussa. Vitale, quien incluyó en su denuncia al canciller Héctor Timerman, calificó como "un acto de corrupción y malversación de caudales públicos" la firma del convenio, y atribuyó al gobierno que "sólo le interesa el adelanto de los 11.000 millones de dólares en yuanes".

En tanto, Mussa, que incluyó en su denuncia a ministros y a senadores oficialistas, sostuvo que "el nuevo acuerdo con los chinos establece la obligación de entregarles obras sin licitaciones, con sus propios obreros y fuera de nuestras leyes laborales, y entregarles toda la información estratégica del sector en el que quieran participar".

"Es decir que abriremos de par en par nuestros potenciales negocios en adjudicación directa, soslayando la posibilidad y el orden administrativos en que nuestra Constitución Nacional y las leyes lo exigen", agregó.

Este acuerdo, amplió Mussa, "pasará a la historia por haber modificado el esquema fundamental bajo el que funciona el Estado Argentino: está roto el Preámbulo argumentando que las mayorías gozan de un poder ilimitado que puede sobreponerse incluso a la Constitución y a los derechos de las personas. ¿Cuáles derechos? Los de los ciudadanos a ser consultados sobre asuntos de transcendencia nacional"...fuente
Nuestra querida presidenta nunca haría algo para dañar al pueblo ...