Citar Mensaje original enviado por soylolo Ver Mensaje
Acá ya te fuiste al tacho. Al pedo.
No podías contener el instinto troll por un par de posts?

Si cuando querés te da la cabeza para plantear respuestas interesantes. Un desperdicio.
Pera, no insultes, no agredas que no hace falta. Me refiero a esto:

Las ganancias de los bancos crecieron 50,2% durante 2013
Como hacerse el boludo, disimularlo como un error administrativo o ¿qué haces acá?
Bancos Malos "cobran tasas abusivas" ... jajajajja

Los bancos "funcionan" hace siglos y tienen un rol (más allla de hacerles ganar plata a sus accionistas), no tendra que ver un poco con las condiciones/marco regulatorio que ofrece el pais? No dejas que existan más los bancos.... quien o que institución cumple con el fin que hoy cumplen los bancos?


Y respecto al Tema del OP:

En la década ganada, 23 empresas dejaron de cotizar en la Bolsa y sólo 12 ingresaron
Hay 104 firmas en total, el nivel más bajo en 40 años; se complica el financiamiento... La lista es larga. Cada vez más larga. En ella aparecen Massalín, Zanella, Nobleza Piccardo, Atanor, Renault, Cinzano, el Grupo Estrella, Socotherm Américas, entre otras empresas. Próximamente, si convence a sus accionistas minoritarios, se sumará Ángel Estrada y Cía., centenaria compañía, hoy dedicada a la conversión de papel para papelería escolar y comercial, que lleva listada 75 años ininterrumpidos.

Se trata de empresas que alguna vez sumaron su nombre al panel de cotizantes de la Bolsa porteña y ayudaron a generar una variada oferta de inversión en distintos sectores de la economía, pero que ya no aparecen más. Algunas quebraron, otras fueron transnacionalizadas (y retiradas del mercado por su nuevo grupo de control, ante la escasa profundidad de la plaza local), pero la gran mayoría sigue existiendo. No son compañías que dejaron de funcionar: optaron por retirarse de la cotización pública, por retraerse y bajar la exposición de sus números, lo que no ayuda a una economía que convive desde hace décadas con una creciente actividad informal, proceso que no logró revertirse ni en los años de crecimiento a "tasas chinas" que hoy parecen tan lejanos. Y mal que le pese a la presidenta Cristina Kirchner, que la semana pasada, al hablar en el acto por el 160° aniversario de la Bolsa, bregó por "agrandar este mercado de capitales y crear otros propios de la Argentina, con nuestro propio ahorro interno".

De hecho, la "década ganada" deja un total de 23 retiros o cancelaciones contra apenas 12 ingresos.
De esta forma, el total de empresas cotizantes en la Bolsa argentina es el menor de los últimos 40 años: apenas 104 firmas, cuando eran 364 en 1972. Y casi no hay exponentes del negocio sojero, el más rentable de los últimos años.

"Cotizar tiene una serie de costos regulatorios muy altos y obliga a la compañía a tener mucha gente dedicada al compliance con la Bolsa y con el Mercado de Valores, lo que cobra sentido sólo en la medida en que esa tarea le traiga beneficios, como el acceso a fuentes de financiamiento baratas. Esta última condición muchas veces no se da en la plaza local por ser un mercado de escasa liquidez", describe Miguel Boggiano, de Carta Financiera.

"Hoy quedan anotadas unas 100 empresas, pero con cotización efectiva hay apenas 85, el 12% de las que había durante el mandato de Frondizi", dice Luis Varela, de Saberinvertir, para poner en números el achicamiento del mercado. Las razones son variadas: "Parte del problema vino del sector público. El Estado comenzó a financiarse en la Bolsa tomando dinero a través de bonos, lo cual les quitó espacio a los papeles privados. Si a eso sumás la fuerte inflación, políticas cambiarias no sustentables que terminaron achicando la tenencia en dólares de los que pusieron su dinero en pesos en papeles privados. Muchos de ellos, quemados con leche, no volvieron", enumera. "Así llegás a hoy -prosigue-, cuando una de las plazas que estuvieron por entrar entre los 20 principales mercados de capitales del mundo hoy es una plaza fronteriza."