Otra denuncia más para Parodi que debe estar preguntandose si valío la pena aceptar el cargo

Marchan contra despidos de Parodi y acusan a La Cámpora
Trabajadores de talleres culturales y de otros proyectos en villas despedidos por el ministerio de Cultura de la Nación, que es dirigido por Teresa Parodi, se concentraron en el día de hoy frente a la cartera. Los integrantes de la marcha, denunciaron que fueron “intimidados” por funcionarios de La Cámpora.

La delegada de talleres y proyectos de la Casa de la Cultura, que depende del Ministerio, Mirta Atencia, contó a la agencia DyN que "a pesar de los anuncios de actividades y del nuevo director, sigue el malestar en los barrios y entre los trabajadores despedidos". Según Atencia, funcionarios de Cultura "entraron a la Casa de la Cultura, cambiaron todas las cerraduras e inventariaron todos los muebles e insumos para intimidar con su presencia".

Los trabajadores que marcharon el día de hoy son autoconvocados de la Villa 31, Los Piletones, Villa 21 Barracas, Villa Rodrigo Bueno y también del Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego. Los talleristas despedidos que se concentraron, reiteraron las denuncias de “persecución” política y apuntaron a Franco Vitali,secretario de Políticas Socioculturales, y Emiliano Gareca, subsecretario de Promoción de Derechos Culturales y Participación Popular, ambos integrantes de la agrupación kirchnerista La Cámpora.
No es la primera vez que acusan a los “camporistas” por persecución política dentro del ministerio de Cultura. Durante diciembre, el director de cine Victor Ramos, ex coordinador de la Casa de la Cultura de la villa 21, acusó a sus ex compañeros de pretender “que en un Instituto del pensamiento no se permita debatir, se reducen a larvas cobardes que se arrastran ante la birome de Teresa Parodi y el látigo de Franco Vitali de La Cámpora”.

En agosto de 2014, miembros de las juntas vecinales de los barrios en los que el Ministerio realiza actividades, denunciaron a Parodi por presunta malversación de fondos. Vitali y Gareca fueron denunciados en ese momento como los principales responsables de la apropiación de 1.200.000 de pesos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.