El coordinador del FinEs de Dock Sud respondió las críticas del profesor echado
Alberto Medaglia niega que el conflicto se haya debido a la exigencia y dice que fue por "maltrato a los alumnos". "No quiero tener un problema de violencia acá adentro. Si vuelve, no me hago responsable de lo que pueda pasar". La réplica de Gorosito


Recordemos que el profesor Bernardo Gorosito dictaba las materias "Lengua y Literatura" y "Comunicación y Medios" en el Centro de Integración Comunitario (CIC), de Dock Sud, de Avellaneda, que funciona como una de las tantas sedes del plan FinEs, un secundario sui generis para personas a partir de los 18 años, con una modalidad muy aligerada en horarios y contenidos en comparación con el secundario para adultos tradicional. Gorosito denunció a través de Infobae que fue separado del CIC cuando iba a tomar un examen porque los alumnos se resisten a ser evaluados.

Alberto Medaglia, coordinador general del CIC, se comunicó con Infobae para desmentirlo: "Hay un acta, que fue remitida a las autoridades, que firman diez alumnos, donde comentan la falta de respeto que tiene él hacia ellos, el destrato". Medaglia sostiene que había una situación de "violencia verbal" que podía derivar en un conflicto más grave y que él estaba en la obligación de frenarlo. Dice que Gorosito está suspendido a la espera de una decisión definitiva pero que, si vuelve, él no se hace responsable de lo que pueda pasar. E insinúa que el propio profesor está incentivando una situación violenta.

"Nosotros estamos en un lugar muy sensible desde lo social –dice Medaglia-, entonces intentamos en el CIC tener una buena convivencia, costó mucho trabajo crear un clima de convivencia, y este profesor considera que el programa no es bueno, que no sirve, pero cuando uno trabaja en estos lugares, se encuentra con climas diferentes y tiene que adaptarse". Explica además que el CIC que él coordina "no es una unidad básica", sino un centro con múltiples actividades en distintas áreas: Social, Salud y Educación. Es en el marco de ésta última que se dicta el FinEs.
—¿Usted sostiene que la reacción de los alumnos no se debió a que el profesor es exigente, sino al maltrato?

— Sí, este año, desde el inicio, el profesor empezó con la violencia verbal, "son todos negros", "no saben estudiar", les dice a los alumnos. El conflicto empezó hace dos meses, tratamos de mediar.

—¿Nadie observaba sus clases?

—Sí, sí, las observamos, hicimos un acta y le dijimos "no vengas esta semana porque tenemos que resolver tu tema". Yo no quiero tener un problema de violencia acá adentro. Entonces, prevengo diciéndole que no venga. No lo echamos, no lo expulsamos.

—¿Usted diría que él es un mal profesor, que no explica bien?

—Yo no sé si es un mal profesor, yo diría que él no se adapta a... yo sé que el título es el mismo de otros secundarios, pero se trata de gente que ha vivido situaciones complicadas en su vida. Me parece que él no entiende que el programa tiene esa realidad.

—¿Usted fue testigo de esos maltratos?

—La coordinadora del lugar puede dar fe del maltrato, porque incluso ella ha tenido charlas privadas con él en las cuales él le dijo cuál era su forma de pensar, que los alumnos no entienden ni diez líneas...

— Pero se trata de alumnos que aspiran a un título secundario... ¿La conflictividad no tuvo nada que ver con la exigencia?

—Claro que no fue por la exigencia, yo puedo asegurar que hay profesores que son recontra exigentes; hay profesores que toman exámenes, hacen trabajos prácticos. En el CIC tenemos apoyo escolar dos veces por semana; si no hubiera exigencia, si fuera tan sencillo, no haría falta tener eso.

—¿Hay exámenes en todas las materias?

—Todas las materias tienen examen, algunos escritos, otros son trabajos prácticos, puedo asegurar que hay una seriedad en el tema... la gente que no cumple con los horarios y demás, no sigue.

—¿No es verdad que quisieron incorporar a su curso a una alumna en la clase número 5, o sea que ya estaba libre, porque sólo pueden tener 4 faltas?

—No, no, no es así, la alumna llegaba 20 minutos tarde y él se empecinó en que no entrara.

—¿El día que se tomó la decisión de suspenderlo, él tenía que tomar examen?

—No, no.

—¿No había una evaluación ese día?

—No, no, no, ninguna evaluación. No fue por ninguna evaluación. Venía de tres o cuatro semanas con un nivel de conflictividad muy fuerte; entonces yo tuve que tomar una determinación porque si no hubiera sido peor, hubiera sido: los alumnos maltrataron a un profesor. La violencia verbal de él podía generar un ida y vuelta. Hay una violencia que nosotros venimos viendo desde hace un mes y medio y tenemos que contenerla y pararla antes de que suceda algo. La gente que viene acá no tiene la capacidad y la paciencia que podemos tener nosotros que hemos tenido la suerte por ahí de haber terminado el secundario como corresponde.

—¿Cuándo se toma una decisión definitiva?

—No pasa por nosotros. Pero yo ya dije que si vuelve no me hago responsable. Si llega a venir, yo voy a hacer un acta diciendo que si pasa algo yo no me hago responsable. Si a mí me vienen los alumnos y me plantean que hay un malestar que puede terminar en conflicto, yo eso lo tengo que parar, para que no pase a mayores, cosa que me parece que él está buscando, está incentivando.

La respuesta de Bernardo Gorosito

Consultado nuevamente por Infobae, el profesor suspendido dijo:

"Nunca llame 'negros' a los alumnos, eso es mentira. Los alumnos se sienten maltratados porque les dije varias veces que tenían el examen encima y no lo iban a aprobar si no estudiaban. A eso llaman maltrato. Por ejemplo, en Lengua, tenían que leer un libro, El coronel no tiene quien le escriba, de García Márquez, es un libro corto. Como me di cuenta de que no lo estaban leyendo, les advertí varias veces que no iban a poder aprobar. Eso es lo que llaman maltrato."

"El día lunes tenían examen de Comunicación y Medios, fue anunciado el día 4 de abril, es decir, ya desde la primera semana de clases yo les doy las fechas de los exámenes. El día 17 de mayo tuvieron clase de repaso. Y el 23 de mayo tenían examen."

"A mí no me comunicaron que la suspensión era por una semana. Me dijeron que sería convocado por el jefe distrital, cosa que hasta ahora no ocurrió."

"El que ingresó en la 5ª clase fue un alumno que ni siquiera se dignó dar su nombre, no participaba en clase y tenía una actitud displicente hacia mí. Por este caso elevé un acta a la inspectora el día 15 de mayo. Estoy convencido de que ése es uno de los motivos de mi suspensión. A modo ilustrativo, copio parte del texto del acta, en la cual, luego de exponer el caso de este alumno, me refería a irregularidades que ocurren en esa sede FinEs"
Extracto del Acta

[...] No se proporcionan listas de alumnos, por lo cual los docentes no sabemos qué cantidad de alumnos se encuentran allí. Ante la incorporación de alumnos fuera de termino se argumenta: "los alumnos estaban inscriptos" ; información incomprobable por parte del profesional.

Frente a situaciones de conflicto como la antes mencionada, se llamó a la "responsable" del lugar, (...) la que nunca se presento en el lugar físico donde se dicta la clase, abandonando al docente a su suerte frente a un alumno agresivo y mal educado (...).

En la mayoría de las clases es el docente quien debe ir a buscar a los alumnos a la puerta de la sede, porque se les permite salir, pero nadie les avisa que deben volver a las clases. Por lo tanto, es el docente quien se queda esperándolos. [...]

Frente a actos políticos la sede puede cerrar sus puertas, cortar la luz, etc. Para dejar la sede libre de personas. [...]

Por todo lo expuesto solicito se me brinden pautas claras, respecto del caso concreto que se les plantea, a fin de tratar a los alumnos de la manera más equitativa posible."