Putean el viejo de Inferno y su jefe:

Ya no concede cautelares

Por Raúl Kollmann

El juez Civil y Comercial de Santo Tomé, Corrientes, Humberto De Biase Echeverría, fue destituido ayer por un contundente seis a uno de los votos del jury de enjuiciamiento de esa provincia. De Biase había otorgado, en cuatro expedientes, medidas cautelares para 17.060 gendarmes. Tardó una hora en concederlos y, según evaluó el fiscal, el perjuicio para el Estado fueron 1500 millones de pesos. La debacle administrativa y financiera que produjeron esas resoluciones judiciales estuvo en el trasfondo del reciente motín de gendarmes y prefectos. Todas las cautelares se cursaron a través de un único estudio de abogados y los beneficiados fueron gendarmes de todo el país, que no tenían ninguna razón para presentarse justo ahí. La sospecha es que existió una connivencia entre el juez –visiblemente incompetente–, los abogados y los encargados del área jurídica en Gendarmería. Por eso, el Ministerio de Seguridad presentó una denuncia penal contra los jefes y altos cargos de la Gendarmería por administración fraudulenta, tráfico de influencias e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La audiencia de ayer, en que el juez fue destituido, confirmó detalles grotescos de la actuación judicial en Santo Tomé. No sólo por parte de De Biase, sino también de otra jueza, Graciela Beatriz Duarte, destituida en abril por las mismas razones: había dado siete mil amparos a gendarmes de toda la Argentina.
http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-10-17.html

N.-