Fernández, de la UTA, de vacaciones en Miami durante el paro de micros

El jefe de los choferes de larga distancia, quienes realizaron esta semana un paro, no quiso suspender su descanso y negoció vía telefónica.


Por Emilia Delfino
El sindicalista Roberto Fernández, secretario general de Unión Tranviarios Automotor (UTA), descansaba en Miami mientras su sindicato protagonizó esta semana un paro de micros de larga distancia.

El jefe de los colectiveros pasó sus vacaciones de invierno en el verano de Florida y negoció vía telefónica desde las playas estadounidenses con los funcionarios del Ministerio de Trabajo para lograr que su gremio levante la medida de fuerza, confirmaron fuentes oficiales a este diario. El paro impidió que decenas de micros cumplan con los viajes programados este semana.

Lejos del frío. La UTA inició las medidas de fuerza en reclamo de una suma retroactiva que las empresas de transporte se niegan a pagar.

Antes de partir a Miami, Fernández explicó a la prensa que su gremio acordó un aumento salarial del 23 por ciento a partir de agosto, pero que quedó por resolverse un retroactivo.
El conflicto finalizó el jueves luego de una resolución de la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, y el secretario de Transporte, Alejandro Ramos, quienes dispusieron que el aumento “será remunerativo”.

El conflicto gremial se había iniciado ante el comienzo de las vacaciones de invierno. El primer fin de semana de receso escolar, los choferes activaron el paro. Poco antes de partir a Miami, Fernández había anticipado que el paro podría repetirse a partir del martes si no se lograba un acuerdo definitivo, como finalmente sucedió. “Levantamos la medida de fuerza porque mucha gente viajaba y son trabajadores, igual que nosotros”, había señalado el líder de los colectiveros el fin de semana pasado. Luego partió a Florida.

Arena y tierra. En los últimos años, el líder de la UTA se dedicó a volcarse a las playas y los campos.
Además de gremialista, Fernández es presidente de la empresa Calema, una compañía que utilizó para comprar propiedades rurales. En septiembre de 2006, PERFIL reveló que los jefes sindicales de la UTA eran dueños de varias estancias en Buenos Aires y La Pampa. Para adquirirlas, habían utilizado la empresa Calema.

Calema también está a nombre de los hijos de Juan Manuel Palacios, ex jefe de los colectiveros. Luego de que se diera a conocer que los sindicalistas habían comprado campos a valores millonarios, Palacio renunció a la jefatura del gremio y Fernández asumió en su lugar.

PERFIL también reveló en 2010 que Palacios –que falleció en mayo de 2011–, Fernández y su emprendimiento rural estaban vinculados a una empresa extranjera, Vandalia Investments, ubicada en Las Bahamas, un paraíso fiscal utilizado para el lavado de dinero.

Los sindicalistas tienen vínculos documentados con esa sociedad, que recibe el nombre de Vandalia Investments Limited. La firma offshore informó como domicilio fiscal una casa de la familia de Fernández, aunque fue creada en Las Bahamas, un archipiélago de islas del mar Caribe considerado un “paraíso fiscal”. Allí rige el secreto de los titulares de depósitos bancarios o de una empresa.

PERFIL intentó comunicarse con Fernández pero su teléfono estaba apagado.

de Perfil

---------

Negociando "Like a Boss"