Hay que postularse muchachos o identificarse con candidatos que no causen lástima ni verguenza.