La chica de la ferretería

Responder
Ir a PrimeroPrimero 123456 ÚltimaÚltima
  1. #46
    Maestro del Puré Avatar de Dan Iffig
    Registración
    Feb 2006
    Mensajes
    7,102
    Ubicación
    Osgiliath, Gondor, Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Parte VIa

    La magia es eso que nos hace cosquillas en la panza, que nos dibuja sonrisas gigantescas de oreja a oreja y nos devuelve, aunque más no sea por un instante pequeño e imperceptible, ese brillo infantil en la mirada. El brillo de la ilusión, de convencernos, aunque sea por una milésima de segundo, que el mundo no es todo lo que conocemos, que no es tan concreto, ni tan crudo, ni tan gris, sino más fantástico, amplio, cálido y colorido. Nos fascinamos con lo desconocido y suponiéndolo bello nos rendimos ante su abrazo, ante sus caricias que, siendo redundantes con el principio de este mismo párrafo, se traducen en simpáticas cosquillas. A mí me cuesta creer un poco en esta magia, no tanto por pensarla imposible sino por entender que una magia verdadera debe tener un origen mágico. Y una intención mágica, por sobre todas las cosas, algo en lo que me resulta difícil confiar.

    Luego de ese domingo mágico, fue lunes Un lunes raro, porque despertarse para volver a la realidad me significó ser arrancado de los pensamientos más hermosos y arrojado a las insatisfacciones de siempre. Me costó levantarme, pero me costó levantarme porque hacerlo no significaba... ella. Ni esperar el micro la incluía, y viajar no significaba verla. Tampoco iba a descubrir su nombre escrito sobre un vidrio empañado. Con mucho esfuerzo me obligué a enfocarme en mis clases y sus prácticas. "Podemos recorrer de forma eficiente un grafo ponderado, dirigido y fuertemente conexo si aplicamos... no, no, no... lo único fuertemente conexo que debe existir es el cruce de nuestras miradas, chica de la ferretería."

    Volví a casa en una tarde idéntica a la anterior. Cruelmente idéntica porque carecía de lo esencial. "Tal vez, si no la volvía a cruzar, esto no pasaba. Al fin y al cabo, me iba a olvidar... Bueno, en realidad no. ¿Cómo me voy a olvidar de vos? Si sos un terremoto para mí cada vez que me hablás... Estoy siendo dramático, capaz la veo el viernes... ¿y si no la veo? ¿y si vuelve a desaparecer, y la espero, y la sigo esperando, y me muero? ¿Por qué no la estoy cruzando ahora mismo, por qué no estamos caminando, por qué no vamos juntos en el micro de vuelta?"

    Luego, el martes. De a poco, sentía que me rendía a lo cotidiano, dejando que lo maravilloso se escape, archivado en el ático de los recuerdos, cubriéndose por el polvo de irrealidad que el tiempo deposita en ellos. Mis objetos y sus métodos se volvieron más claros; el enfoque propio de la resignación, de aquel que es alcanzado por lo mundano y despojado de sus sueños de pies a corazón, de corazón a cabeza. El viaje de regreso fue uno más, excepto cuando transitaba las últimas cuadras a pie y, con el sol muriendo a mis espaldas, me perdí contemplando aquella esquina en la que decenas de horas atrás había sido la persona más feliz sobre la faz de La Tierra.

    Entonces, miércoles.

    Desperté con los ojos cansados. Mis párpados, pesados, rogaban cerrarse, decepcionados ante la predicción estadística de un día sin sorpresas y, en colaboración al desatino, un sol radiante y un clima templado que se prometían ser desaprovechados. Pero sonó el timbre y, al hacerlo, el desarrollo lineal de mis actividades se desdobló en montones de alternativas, algunas perdiéndose, otras disponiéndose de formas curiosas. Me acerqué a la ventana, como señora con ruleros, para espiar al visitante. Para descubrir un par de mechones rubios esperando detrás de la reja blanca. Para que mi corazón explotara en un millón de estrellas.

    No me importó salir despeinado, ni con las medias rotas, o parcialmente vestido. Corrí a abrirle. "No lo puedo creer, ¿qué hace acá? Es miércoles apenas... si me dijo el viernes, ¡y es miércoles!"

    - Hola. - articulé entre lagañas, con la voz pastosa.

    - ¡Hey, hola!. - me respondió mientras le abría la puerta de rejas.

    Y me dio un abrazo. Un abrazo fuerte, un abrazo lleno de querer abrazar. La sentí cerca, la sentí real, y todos esos recuerdos se desempolvaron con el zigzagueo de una varita: la de la chica de la ferretería conjurando su hechizo, rociándome con magia y nutriéndome con ilusión. Porque era miércoles, y ella estaba ahí cuando no tenía motivos para hacerlo. O sí, y esos motivos eran, a su vez, motivo de ser lo más genial con lo que me había cruzado alguna vez en mi vida. Hubiera naufragado con gusto en ese mar de pensamientos dulces y hacer gárgaras de colores mientras me ahogaba, pero la chica de la ferretería se apresuró a autoinvitarse a mi casa.

    - Ni desayunaste... ¿verdad? - preguntó, mientras dejaba su mochila sobre la mesa del comedor.

    - No, me levanté hace un ratito, escuché el timbre y vine a abrir. Te habrás dado cuenta, estoy hecho un desastre. -

    - Qué holgazán, yo estoy levantada hace rato. Igual, estás lindo. - me dijo, sonriendo tímidamente.

    "Vos también estás linda, chica de la ferretería. Hermosa. Siempre."

    - Dale, cambiate que se nos hace tarde. - apresuró.

    - Pero... habíamos arreglado para el viernes. No entiendo nada. - le pregunté. Y me arrepentí al instante, ¿qué me importaba que fuera miércoles? Si hubiera arreglado para el lunes mismo. Para el martes, también, y recién ahí el miércoles. Y el jueves. Y, ya que estábamos, el viernes, para no abandonar el compromiso previo.

    - Ya sé, pero me dieron ganas de hacer cosas hoy. Vos ahora tenés dos caminos: en uno, me decís que no, cada uno vuelve a sus cosas y este miércoles es uno más entre tantos miércoles; en el otro, vas ahora mismo a preparar la mochila de superviviente que llevabas el domingo y te volcás a la aventura conmigo. -

    No llegué a responderle, no pude, no hubiera encontrado palabras más sinceras que aquello reflejado con mi reacción.

    - Bueno, vení. - invité.

    Me acompañó a buscar la mochila, calcé mis zapatillas y nos apresuramos a reencontrarnos con la calle.

    Ahí, en la calle, con mi mochila, con lo incierto delante, con lo imprevisto rodeándome, con mis prácticas y ejercicios de algoritmos enviados al séptimo abismo del averno, dándole la segunda vuelta de llave a la puerta. Y la chica de la ferretería conmigo.

    Y era miércoles.

    "Las cosas evolucionan de las maneras más extrañas", pensé. Sonreí y comenzamos a caminar.
    • Me gusta
    Me gusta
    Be what you think you are.

  2. #47
    CROTOCULTURA Avatar de Gerli
    Registración
    Dec 2002
    Mensajes
    20,595
    Ubicación
    Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Dan delivers
    Muy bueno!
    • Me gusta
    Me gusta

  3. #48
    Nosferatu Avatar de .Nico.
    Registración
    Dec 2008
    Mensajes
    17,307

    Re: La chica de la ferretería

    Buen gancho para la parte VIb. Va a estar lindo el que viene

    Enviado desde mi GT-I9070 usando Tapatalk 4
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por santimaster2000 Ver Mensaje
    Me voy a verla hoy a las 22:30 en Abasto, primera peli que voy a ver en 3D, no porque quiera, sino porque la única opción en 2D es en el Village Caballito y no se si voy a tener tiempo en la semana, además uso el 2 X 1 de Club Personal y me queda un asiento para apoyar la campera/snacks.

  4. #49
    Do2 Avatar de elBUENO.
    Registración
    Aug 2011
    Mensajes
    478
    Ubicación
    SanLuis, Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Holis, les dejo algo que leí por ahí y es parecido a este tema. ésto me pasó hace unos años jaja leeanlo
    Spoiler!  Txt  
    Estás en el patio principal de la universidad. Es una tarde como cualquier otra, con una brisa como todos los días. De repente, el sol se escurre entre las ramas de los árboles… y la ilumina precisamente a ella. La razón de tus desvelos, de las horas invertidas en el ciberespacio buscando cada detalle público de su vida y de las ojeras que exhibes con orgullo, se acerca hacia tí. Pareciera que el mundo entero se detuvo ; ya nada más importa. El destino (y quizá alguna estratégica conjunción planetaria) conspiraron para este momento; no hay ningún banco disponible, aparte del tuyo, para que ella se siente. A medida que ella se acerca y Carpenters sigue sonando fuerte en tu mente, empieza a recorrerte un sudor frío por la sien.

    Éste es el momento.

    Has estado esperando largos semestres por una oportunidad así, un momento “casual”, fortuito, espontáneo… para que ella se entere de que existes; para no tener que acercártele directamente y decirle esa palabra imposible: “Hola”, a quemarropa. ¡NO…! ¡Ni hablar! Eso sería excesivo… ¡Prácticamente te ganarías el spray de pimienta en la cara!

    en el peor de los casos
    Hoy, la larga espera ha llegado a su fin. Permaneces sumido en este pensamiento, mientras ella se sienta justo a tu lado y sin reparar en tí. Por primera vez la ves en HD (Y no precisamente en una pantalla). Su piel es perfecta, sus cabellos nacieron de las lágrimas de los querubines… sus ojos, fijos en su teléfono el cual no deja de teclear, refractan la luz cual piedras preciosas. Decides que hoy mismo romperás el poster de Scarlett Johansonn que tienes en tu cuarto. ¡Ella ya no es nadie…!

    A estas alturas tu garganta se siente como la lija, olvidaste la existencia de la respiración y tu mente es una vorágine de ideas. Una cosa es segura: ella no durará para siempre sentada aquí, a tu lado. Los planetas seguirán su curso, la tarde continuará su camino y ella se irá. ¡Es AHORA o nunca, el momento de hablarle!

    Pero tu cerebro te hace un sencilla pregunta: ¿Y de qué le vamos a hablar?

    ¿Del clima? demasiado cliché. ¿De política? ni loco, capaz y terminamos discutiendo… ¿De música? sería demasiada casualidad acertar sus gustos… ¿De deportes? puede ser, pero… ¡No, ni por casualidad…! Si la viste el otro día con una franela del Barcelona y tú eres del Real Madrid… ¿De poesía? demasiado cursi… ¿De las clases? ¡Genio! ¡Claro! eso sí podría ser…! Pero, ¿Qué le pregunto? “Hola, ¿Qué clase tienes ahora?” no, no… demasiado stalker. “¿No estamos juntos en la clase de Comunicación?” sería una pregunta tonta si ya sabes la respuesta. “¿Hola, nos conocemos?” Spray de pimienta asegurado.

    Tu cerebro está a punto de estallar. Tienes que decir algo, pero YA. Ahí es donde le lanzas una amenaza a tu área de broca, diciéndole: ¡No me importa qué demonios digas, sólo dí lo primero que se te ocurra!

    Tus labios se despegan. Suena el tema de “Carros de fuego”. La brisa en las hojas de los árboles, las conversaciones lejanas y el frenético tecleo de ella, dan paso a tu voz, que rompe el silencio… al fin:

    “¿Ehh… disculpa, qué hora tienes?”

    Ella se voltea. Un coro de ángeles se desborda de sus pupilas. Estás a punto de cantar victoria al haber hecho añicos el hielo que los separaba, cuando notas que su mirada tiene algo raro: está perpleja. Quizá se dió cuenta de que la pregunta estaba “un poco” fuera de lugar, a juzgar por el reloj Casio G-shock edición gigante que es casi tan grande como un cenicero y se encuentra justo en tu muñeca.

    Baterías Nucleares No Incluidas.
    Sus labios se mueven en una expresión de sorpresa. Su cara se arruga en una mueca que dista mucho de ser agradable, y al final dice, viendo su propio reloj “¡Ah! Pero si son las cuatro y media… ¡Ya se me hizo tarde…!”

    El sol se esconde tras una nube, ella se levanta precipitadamente y desaparece. La conjunción planetaria ha terminado. La tarde sigue su curso como cualquier otra, con una brisa como todos los días.


    hahaha salu2
    • Me gusta
    Me gusta
    2

  5. #50
    Avatar de hernan86
    Registración
    Oct 2012
    Mensajes
    6,739
    Ubicación
    Villa Elisa / Cap. Fed.

    Re: La chica de la ferretería

    y??......
    • Me gusta
    Me gusta
    -.HERNAN.-

    ..:: CLUB OFICIAL DE FANS ITX ::..

    COMPRAR CONSOLAS - CELULARES - MONITORES - HARDWARE - EN AMAZON PUERTA A PUERTA A PRECIOS UNICOS: VER

  6. #51
    Hannah Murray Avatar de Dr. Fefee
    Registración
    Jun 2007
    Mensajes
    3,533
    Ubicación
    Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Dale Dan, queremos más. No nos vas a hacer esperar meses y meses devuelta, no?

    Sent from my XT1032 using Tapatalk
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por -Nü-Ber3n- Ver Mensaje
    jakiro con dos dominators, el chabon decia que le iso dos, uno para cada cabeza

  7. #52
    Avatar de GK93
    Registración
    Jul 2006
    Mensajes
    2,815

    Re: La chica de la ferretería

    daleeeeeeee!! toy re manijaa! dann media pila
    • Me gusta
    Me gusta

  8. #53
    Avatar de Rodrigosdw
    Registración
    Jan 2005
    Mensajes
    307
    Ubicación
    Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Zarpado! me encanto, impecable, hacia mucho tiempo no me enganchaba con una lectura , queremos maaaaaasss! hace desde diciembre y ni una puntita, deci que lo descubri ahora porque si lo leia antes era un garron esperar jaja.

    Media pila Dan!

    pd. Suscribed! jaja :P
    • Me gusta
    Me gusta
    ñadfñkasdña.-

  9. #54
    Maestro del Puré Avatar de Dan Iffig
    Registración
    Feb 2006
    Mensajes
    7,102
    Ubicación
    Osgiliath, Gondor, Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Parte VIb

    El sol pegaba fuerte aquella mañana de miércoles. De reojo podía capturar, como si de una foto se tratara, ese algo tan particular de sus ojos, ese color mágico ahora magnificado por la luz circundante. Y su nariz, y sus mejillas, y su boca, su labio inferior ligeramente regordete en comparación con el otro. Todas las formas del rostro que más quería cruzarme, con esa expresión de sonrisa implícita caminando a mi lado, delineada por infinitos rayos de sol que, luego de inmolarse en su pelo, buscaban refugio en mis ojos transformados en lo más bonito. El sol de miércoles brillando amarillo. Porque, además, los miércoles son amarillos.

    - ¡Ja ja! ¿En serio? Sí, es un buen color para un día miércoles. - me dijo antes de llegar a la esquina de la farmacia, donde debíamos doblar hacia la izquierda.

    - ¿Eh? ¿Qué cosa? - le respondí confundido.

    - Que los miércoles son amarillos, eso dijiste.

    Estaba pensando en voz alta. ¿Habría sido aquello lo único que se me había escapado? No es que todo lo anterior estuviera mal, sería una pronunciación sincera, pero para entonces no quería deshacerme en poesía sobre ella, aunque ella fuese el mejor poema.

    - Ah, sí. Bueno, es que siempre asocié los días con algunos colores. Los lunes y los miércoles son amarillos. Los martes, naranja. El jueves es violeta, el viernes es rojo y el sábado, negro. Los días domingo son blancos, pero un blanco muy brillante, como una luz que te deja ciego y es capaz de detener el tiempo.

    - Qué increíble. Para mí los días jueves son de color violeta, pero un violeta muy oscuro, casi negro, como el cielo en algunas noches de invierno, ¿notaste? Esas en las que estás sólo vos y las estrellas.

    - Sí, sé a qué te referís.

    Giramos hacia la calle que nos llevaría a la avenida sobre la cual, dos cuadras más adelante, tomaríamos el micro. Ahora el sol nos pegaba de lleno.

    - No te burles. - le avisé. Saqué de mi mochila mis lentes para el sol. El día es algo que disfruto en muchos contextos, pero la luz en exceso me molesta, provoca picazón en mis ojos, y un lagrimeo casi constante. Sumado a mi naturaleza de querer abarcarlo todo, el resultado es un par de lentes gigantes...

    - ... como de robot. - dijo la chica de la ferretería, mientras imitaba a uno con la voz monótona y con sus brazos acompañando un andar trabado.

    No puede ser tan linda, es irreal, como caminar sobre una nube que se hunde para abrazarnos y luego permitirnos ir, porque era eso, querer rendirme frente a todo y dejarme envolver por la marejada de lo que sentía.

    - Mirá, la casa de la señora de los caramelos, ¿te acordás? - exclamó mientras señalaba la fachada de una casa bastante arruinada. El frente estaba decorado con ladrillos comunes, alguna vez pintados, hoy completamente descascarados. La entrada me recordaba a una cueva; existía una suerte de recepción, cubierta, donde podía verse una puerta de madera, alguna vez pintada de blanco, y a su derecha una ventana con las persianas fuera de lugar.

    - ¡Tenés que acordarte! La señora se sentaba todas las tardes, ahí bajo la ventana, y nos regalaba caramelos cuando pasábamos. Me acuerdo que algunos chicos se quedaban charlando con ella, vos entre ellos. - agregó, mientras seguíamos caminando.

    - Sí, creo acordarme. Usaba siempre vestidos largos y oscuros, y tenía una caramelera... ¿de vidrio? Grandota, llena de colores.

    - Sí.

    La chica de la ferretería desvió rápidamente la mirada hacia la esquina donde estaba la parada del micro, y su expresión alegre se volvió seria y atenta.

    - Me parece que viene el micro, mejor apuremos el paso. - dijo mientras se lanzaba a la carrera.

    Durante unos cientos de milisegundos quedé congelado en mi lugar, como si hubiera echado raíces entre la tierra, quebrando baldosas y contrapisos, y el tiempo, y las cosas y su traslado en el espacio se volvieran lentos y espesos. La pude ver entera, una en el mundo pero, ¿cuál mundo?. Logré entender cómo se componía, cómo se figuraba frente a mí con sus zapatillas de goma negra, sus vaqueros azules envejecidos, su pulóver en crudo, y su mirada fija al frente. ¿Qué frente? El que fuera, pero que esté delante. Y mientras me enfocaba en sus pies despegados del suelo, el tiempo volvió a su curso normal y también me eché a correr.

    No pude alcanzarla, por mucho. Afortunadamente ella llegó a tiempo.

    - ¡Dale que arranca! - me animó desde la escalera del micro, mientras este se ponía en marcha.

    El último metro lo acorté de un salto hacia el vehículo avanzando. Logré tomarme del pasamanos izquierdo, y la chica de la ferretería sujetó fuertemente mi mochila, para equilibrarme.

    - No te caigas, que hoy es un día de aventuras y sería una pena que terminase tan temprano. - me dijo con una sonrisa cómplice mientras el pavimento cambiaba cada vez con mayor velocidad. - Además, quedaste en que me acompañabas. -

    "Hasta el final del planeta, chica de la ferretería. De ida, de vuelta, y de ida de nuevo."

    Nos acercamos al chofer y sacamos dos pasajes hasta la estación de trenes. La aventura quedaba inaugurada.
    • Me gusta
    Me gusta
    Última edición por Dan Iffig : 06-05-14 el 07:26 PM
    Be what you think you are.

  10. #55
    Avatar de lancester
    Registración
    Mar 2006
    Mensajes
    2,976
    Ubicación
    Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    muy buena la historia, me gusta! entrenida..

    me dejo bastante enganchado! .

    esperando la proxima parte!!!
    • Me gusta
    Me gusta
    Citar Mensaje original enviado por Coyote9mm Ver Mensaje
    payaso si le tenes miedo a la muerte no salgas de tu casa gil!
    jajajajjaja!

    Citar Mensaje original enviado por CAMPES Ver Mensaje
    busca un grupo de 3 o 4, acercate y pregunta "disculpen, alguna de ustedes juega wow??" si te dicen q si les preguntas en q server y listo, a partir de ahi ya es pan comido.

  11. #56
    Avatar de hernan86
    Registración
    Oct 2012
    Mensajes
    6,739
    Ubicación
    Villa Elisa / Cap. Fed.

    Re: La chica de la ferretería

    siga siga
    • Me gusta
    Me gusta
    -.HERNAN.-

    ..:: CLUB OFICIAL DE FANS ITX ::..

    COMPRAR CONSOLAS - CELULARES - MONITORES - HARDWARE - EN AMAZON PUERTA A PUERTA A PRECIOS UNICOS: VER

  12. #57
    Otherside Avatar de / N /
    Registración
    Apr 2012
    Mensajes
    1,839
    Ubicación
    Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Empece a leer sin muchas ganas, no pense que me iba a enganchar tanto! muy bueno.

    btw esto es totalmente increible:

    Spoiler!  
    Ahí me veía, entonces, entre teoremas, demostraciones y estructuras de datos, donde la única conclusión o solución óptima era ella. Ella y su bigote de chocolatada. Ella y su campera rosa chicle. Ella, el único color contrastando contra el gris helado tras la ventana. "Si f(a) < 0 y f(b) > 0 y f es continua entonces existe c tal que sos lo más hermoso que existe en mi universo, chica de la ferretería, aparecé por favor".
    • Me gusta
    Me gusta
    "Cuando era chico, entre a una casa (que resulto ser la tuya) y le robe una tanga a tu vieja"
    "Ésta parte del foro es como una paja sin acabar"

    C&V Concretadas: Nanchy, Twilight Orange, gary2, botixx

  13. #58
    Avatar de NicoR2B
    Registración
    Jun 2014
    Mensajes
    1

    Re: La chica de la ferretería

    Muy bueno! Estoy en el trabajo escuchando "Libertango" de Piazzolla y me leí todo, va perfecto esa música con esta historia. Gracias por hacerme pasar un buen rato, ojalá haya siguiente parte aunque si termina acá también es genial.

    Creo que tendría que ponerme a trabajar ahora..
    • Me gusta
    Me gusta

  14. #59
    As High As Honor Avatar de ~AzureWratH
    Registración
    Sep 2012
    Mensajes
    1,972
    Ubicación
    The Eyrie, Republic Of Emmeria, Caladan

    Re: La chica de la ferretería

    Parte VII pls.
    Realmente es poético el inicio de una relación. Y lo describiste muy bien. Ni empalaga ni te deja con ganas.
    Después publicalo (?)
    • Me gusta
    Me gusta
    Drum & Bass // Winter Curse!!
    You gotta free your mind, let the music fill the air

  15. #60
    Avatar de turivarium2k2
    Registración
    Aug 2009
    Mensajes
    1,095
    Ubicación
    Argentina

    Re: La chica de la ferretería

    Lei hasta el tercero, hasta ahora muy bueno, ¿PERO LE PREGUNTASTE EL NOMBRE LA CONCHA DE TU HERMANA?!!!
    • Me gusta
    Me gusta
    Phenom II 945 || Geforce 220 / Ati 5750 || 4 GB RAM DDR2 |-| KIT CERVEZA : Heladera de Camping 27L | Olla Coccion 20L y 30L| Enfriador Contracorriente Cobre 3/8 7M | 4 Fermentadores 20L

  16. Compartí este Tema:
    • Vistas: 9176
    • Mensajes: 75
    Seguí este Tema: Suscribite
Responder
Ir a PrimeroPrimero 123456 ÚltimaÚltima