El diputado nacional y precandidato presidencial del Peronismo Federal, Felipe Solá, publicó hoy una solicitada en los diarios Clarín y La Nación en la que critica el accionar del secretario general de la CGT, Hugo Moyano. En el texto, que lleva como título "Carta Abierta a Hugo Moyano", puede leerse:

"Hace un tiempo ya que has elegido representar dentro de la sociedad argentina un rol agresivo e intolerante, digno de un poder sin control.

"En los últimos días has pretendido dirigir esa impunidad hacia mí, marcando que hemos transitado siempre caminos diferentes: yo el que creí correcto, vos siempre en el mismo. Y que por ello somos distintos.


"Tenés razón: no somos lo mismo. Yo no me hice rico con la política. No me convertí en empresario de la basura, ni del transporte. Ni de la salud o el turismo. No hay muertes misteriosas de colaboradores cercanos a mi alrededor. Nunca impedí el libre desplazamiento de personas porque no estuvieran de acuerdo con mis puntos de vista. No les presté a mis hijos el poder circunstancial que tuve. No delaté a compañeros en los ´70.

"Lo único que compartí con vos y con millones de argentinos es la condición de peronista, la cual ostento con orgullo. Pero no entiendo el peronismo como vos.


"Trabajo por un peronismo abierto a toda la sociedad, que sepa dialogar y sea transparente. Creo en las organizaciones de los trabajadores pero no en la patria sindical: no confío en dirigentes gremiales que utilizan sus posiciones para convertirse en empresarios, políticos, influyentes, dueños violentos de la calle, socios del poder.


"Gente de buena fe cree que los violentos dicen la verdad y que pelean por causas nobles. Lo cierto es que los poderosos difícilmente corran riesgos físicos por aquello que les proponen a otros. Son la clase de tipos que pueden decir y hacer cualquier disparate, porque están seguros de no pagar las consecuencias en lo personal. Suelen ir rodeados de guardaespaldas, que protegen inclusive a su entorno. O tener a su disposición patotas pagadas con plata de la gente a la que se supone que representan.


"Todos tenemos virtudes y defectos. Pero la honestidad, la buena intención y la búsqueda del bienestar general deben ser la marca registrada de los dirigentes políticos. Aún con nuestros errores.


"Muchos de nosotros nunca fuimos violentos. Ni antes, ni ahora. Tenemos las agallas y la convicción profunda de que lo que necesitamos los argentinos es dejar de vivir con incertidumbre, para soñar con un país más seguro. Seguro para vivir, para trabajar, para estudiar, para invertir, para progresar. Y luego luchar de sol a sombra, en conjunto, para que ese sea el destino de todos. No de unos pocos".

La durísima solicitada funcionó como respuesta a unas declaraciones irónicas de Moyano durante la última semana. "No puedo identificarlo a Felipillo, porque fue menemista, fue duhaldista, fue kirchnerista. Que no me vaya bien a mí porque en cualquier momento va a ser moyanista. No tiene identidad", dijo el líder camionero y flamante jefe del PJ bonaerense.

jaaa, tampoco está tan errado.



Fuente