No, solo tenía ganas de contarles que me había echado un cago.