El cura, acusado de 17 hechos de abuso sexual, habló por úlitma vez antes del veredicto, que se conocerá el 10 de junio. El juicio a Julio César Grassi está llegando al final. Hoy, el cura expuso por última vez ante el tribunal que lo juzga por 17 presuntos hechos de abuso sexual y corrupción de menores e insistió en su inocencia. El veredicto se conocerá el 10 de junio.

En sus palabras ante el tribunal, el cura "hizo mención a que la acusación –que pesa sobre él- es injusta", afirmó finalizada la breve jornada el fiscal Alejandro Varela, quien agregó que el sacerdote "no respondió nada". Además, contó que habló de su vida como religioso y que se sólo limitó a "mantener plenamente su inocencia".


El sacerdote llegó bien temprano al Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Morón y evitó hacer declaraciones. Sin embargo, su abogado, Daniel Cavo, insistió en que esperan un "veredicto absolutorio", contrario a los pedidos condenatorios de la querella que reclaman entre 30 y 37 años de cárcel para el acusado.

Según Cavo, su defendido se presentó ante los jueces "con el objeto de que tengan un panorama más completo de la persona que deberán juzgar en pocos días".

El derecho a la "última palabra", es una posibilidad que los imputados tienen para ser oídos antes de la sentencia. Con las palabras de Grassi, el tribunal pasa a un cuarto intermedio hasta el 10 de junio a las 14 cuando, finalmente, se conocerá el veredicto, después de 9 meses de audiencia en la que declararon 120 testigos. El fiscal Varela dijo que todavía se desconoce si la prensa podrá presenciar la lectura de la sentencia, dado que la prioridad es "no estigmatizar a las víctimas a través de las imágenes".

Ayer, el cura había dicho que su decisión de exponer hoy ante los jueces responde a su "derecho a hablar desde el corazón" y dijo que esperaba "además de ser escuchado, ser comprendido". Sobre él pesan las acusaciones de 17 hechos de abuso sexual y corrupción de menores denunciados por los jóvenes "Luis", "Gabriel" y "Ezequiel", que estaban bajo su cuidado en la Fundación Felices los Niños.
Asi es.