El problema sería vivir como un viejo choto desde los 60 hasta los, por ejemplo, 150. Las cajas de jubilación revientan.